Un genio caprichoso, lunático y bizarro

Un genio caprichoso, lunático y bizarro

  • Comentar
  • Imprimir
  • Compartir

¿Sabías que Antoine Forqueray (París, 1671 – Mantes-la-Jolie, 1745) fue un consumadísimo intérprete, consagrado a la viola da gamba?

… cuando solo tenía once años, el rey Luis XIV le escuchó tocar y quedó tan impresionado que lo convirtió en su protegido.

A los diecisiete, el joven Antoine ya era músico ordinario de cámara de Su Majestad.

Forqueray consideraba que la interpretación de música escrita no tenía valor; que su estudio, memorización y esfuerzo por interpretar la partitura cerrada de otro autor no tenía sentido.

Él daba mucha más importancia a la improvisación desde el bajo continuo, es decir, prefería la comprensión musical, la interiorización de los elementos haciéndolos suyos, entendiendo la armonía y buscando una interpretación personal e imaginativa.

Así que… no publicó sus obras jamás.

… su hijo Jean Baptiste era, sin embargo, un músico más conservador y tranquilo, alumno en exclusiva de su padre.

Una vez falleció éste, movido por un profundo agradecimiento y el deseo de que su padre pasara a la historia como un gran compositor, transcribió y publicó las piezas para viola da gamba de su padre.

Antoine Forqueray, a fondo

Fue considerado en su día el más digno rival de Marin Marais.

De talento precoz, el rey Luis XIV financió sus estudios tras verle tocar con solo diez años de edad.

En 1689 fue nombrado músico de cámara del rey.

Las comparaciones con Marais -15 años mayor que él- fueron permanentes, pero mientras el estilo del primero fue ensalzado por su dulzura, el de Forqueray lo fue por dramático y abrasivo.

Así, según Hubert Le Blanc -autor de un célebre manifiesto a favor de la viola da gamba-, Marais tocaba como un ángel, y Forqueray lo hacía como un diablo.

La personalidad de Forqueray, al parecer, estuvo a la altura de su estilo.

Aunque en su obituario se le señaló como autor de unas trescientas piezas para viola, no publicó ninguna de ellas en vida, un hecho singular habida cuenta su fama como virtuoso, su posición social como músico del rey, así como la popularidad del instrumento.

Esta negativa pudo deberse en parte por desprecio hacia el medio escrito que, según su criterio, era apto solo para músicos perezosos, pero también un rasgo propio del artista huraño y celoso de su arte, desconfiado a la hora de desvelar sus secretos.

Como en tantos casos similares de grandes virtuosos que conformaron su obra principalmente a través de práctica y de la tradición oral, su música (en este caso, una parte de ella) fue escrita y publicada póstumamente por su hijo Jean-Baptiste Forqueray, también un reputado gambista.

Así, las Pieces de viole avec la basse continue [1747] incluyen un total de 32 piezas para viola y bajo continuo -algunas, presumiblemente, del mismo Jean-Baptiste- distribuidas en cinco suites.

Jean-Baptiste Forqueray (París 3 de abril de 1699 – París 19 de julio de 1782) intérprete de viola de gamba y compositor francés, hijo de Antoine Forqueray.

La separación de sus padres en 1710 cuando contaba solamente 11 años le afectó profundamente, pues su padre se desentendió económicamente de la familia y además se vengó cruelmente en su hijo consiguiendo que fuera encerrado brevemente en prisión en 1719 y expulsado durante dos meses de Francia en 1725.

Gracias a los esfuerzos de uno de sus alumnos, Le Monflabert, pudo regresar totalmente exculpado al país.

Se casó dos veces, en 1732 con Jeanne Nolson de quien enviudó en 1740, y el 13 de marzo de 1741 con Marie-Rose Dubois.

En 1742 fue nombrado musicien ordinaire de la Chambre du Roi cargo en el que permaneció hasta su retirada.

Publicó la colección de 32 Pieces de viole avec la Basse Continue de su padre, acompañada por transcripciones para teclado e incluyó también tres obras propias.

Según algunos estudiosos, varias de las publicadas bajo el nombre de su padre podrían ser en realidad suyas.

Entre sus discípulos más conocidos se encuentra la hija de Luis XV: Ana Enriqueta de Francia

ANABEL SÁEZ | cadenaser

1 Comentario sobre “Un genio caprichoso, lunático y bizarro”

  1. Billy dice:

    Vuestros artículos son muy buenos. Gracias, y además usáis la palabra bizarro correctamente.

Escribir un comentario



  • Compositores

    Juan del Encina

    Juan del Encina Quizás si algún día buscando entre legajos encontramos alguna frase referida a Zerbantes, sonreiremos y seguiremos...

    septiembre 25th, 2018 | Leer más