Siempre la música es buena consejera para cualquier meta que se quiera ir consiguiendo

Siempre la música es buena consejera para cualquier meta que se quiera ir consiguiendo

  • Comentar
  • Imprimir
  • Compartir

Cuando he mencionado a la viola no me refiero a la viola normal de la orquesta sino a un instrumento de la época barroca, que felizmente ha sido redescubierto, no solo él sino la bella música compuesta para él.

Alguien que lo hizo fue Antoine Forqueray (1672-1745), compositor francés nacido en París.

De hecho, puede decirse que fue el primer virtuoso de la viola de gamba (instrumento al que me refería).

Era el instrumento favorito del rey Luis XIV y Forqueray compuso para él obras verdaderamente exigentes. Con solo diez años tocaba el bajo de violín y el monarca quedó tan fascinado que ordenó que se le enseñase bajo de viola.

En este instrumento sobresalió tanto que era igualado a los violinistas más virtuosos.

Su hijo, Jean-Baptiste, era también un extraordinario bajista y publicó las obras de su padre tras la muerte de este.

Hubert Le Blanc, defendiendo a la viola frente al violín dijo lo siguiente: «El imperio de la viola fue fundado y poderosamente establecido por el padre Marais.

Forcroi Senior (Antoine Forqueray) se acaba de añadir a dicho imperio.

Su majestad Luis XIV favoreció a la viola, al Padre Marais por sus piezas y a Forcroi Senior por sus preludios en forma de sonata. Se dice que el primero tocaba como un ángel y el segundo como un demonio».

Marin Marais era el otro gran violagambista de su época, rival de alguna forma de Forqueray.

Disfrutemos de varias piezas suyas para el instrumento.

Pasará a ir describiéndotelas independientemente:

La Cottin: lleva la indicación de tempo Galamment sans lenteur. Cottin le fils era amigo del propio Forqueray y subscriptor de los Nouveaux Quatuors, con obras de Telemann. El compositor escribe aquí una elegante gavotte.

La Bellemont: Forqueray escribe que debe interpretarse avec gout et sans lenteur. Ese gusto lo aplica a esta bella pieza dedicada al señor Bellemont, también subscriptor de las obras anteriormente citadas. Se trata de una meditativa gigue, de una belleza especialmente destacable. Una verdadera maravilla.

La Portugaise: se trata de una sarabande rápida con indicación marqué et d’aplomb. Aquí el compositor incluye diversas acumulaciones de notas. Podemos decir que en esta pieza tiene más protagonismo la armonía que la melodía. Una increíble pieza de bravura.

La partitura de las piezas puedes descargarla aquí.

1 Comentario sobre “Siempre la música es buena consejera para cualquier meta que se quiera ir consiguiendo”

  1. Cristina Paz dice:

    Éxtasis

Escribir un comentario



  • Compositores

    Juan del Encina

    Juan del Encina Quizás si algún día buscando entre legajos encontramos alguna frase referida a Zerbantes, sonreiremos y seguiremos...

    noviembre 27th, 2018 | Leer más