Película: Le Roi Danse

Película: Le Roi Danse

  • Comentar
  • Imprimir
  • Compartir

En esta película nos encontramos con la historia del ascenso de Giovanni Battista Lully, músico de origen italiano (como casi todos los grandes músicos del barroco), quien convertido en Jean Bapstiste Lully cambiaría la cara de la música francesa, y obtendría una influencia notable en la manera en que se compone la música en ese país inclusive varios años después de su muerte.

Todo el relato parte desde un largo flash back de un viejo Lully.

Los recuerdos van desde un joven Louis XIV y cómo éste al llegar a la adultez se convierte en el soberano absoluto, al mismo tiempo que vemos su atracción por la música y el baile.

Por otro lado, vemos la fascinación casi obsesiva que Lully tiene por el rey y por los beneficios que éste le otorga.

Entre ambos se establece una relación que a primera vista es fascinante, pero que la película desarrolla de manera algo torpe.

Las relaciones entre los personajes están manejadas con criterio, en especial, la relación que establece el rey y su madre, Anna de Austria.

La del famoso Moliére y Lully parte bien, pero luego se desvanece cuando se trata de dar explicaciones tontas a la muerte de dramaturgo.

El personaje de Madeleine, la esposa de Lully carece del suficiente peso emocional como para prestarle demasiada importancia y la verdad aporta muy poco al conflicto central del filme.

La dirección de actores es irregular.

Benoît Magimel como Louis XIV está excepcional.

Su aplomo, su dicción, la fuerza de la mirada, su personaje parece tener un mundo emocional contenido que parece que jamás podrá mostrar dada sus condiciones reales.

Collete Emanuel como Anna de Austria es otro de los aciertos del filme, aunque su rol es más bien breve y sin tantos matices, ella sabe darle convicción al personaje.

Tchéky Kayo como Moliére está bien, en el rango mínimo que uno puede esperar de un buen actor como él.

Sin embargo, Boris Terral como Lully hace una interpretación mediocre, sobreactuado en algunas partes, sin la presencia escénica ni el ánimo obsesivo que requiere el personaje.

Quizás tenga que ver también con cierto exceso en la construcción de los personajes y en las resoluciones de brocha gorda que el director/guión le da a las escenas.

Por ejemplo, la muerte de la reina y la reacción extrema de Louis XIV, la muerte del paje tras la fiesta de Lully y otras tantas escenas de llanto y griterío absurdos.

La ambientación de época es notable, tanto vestuario como ambientes contribuyen a que el filme tenga un toque de realismo más que logrado.

A lo que podemos sumar la intervención musical del conjunto Musica Antiqva Köln, bajo la dirección de Reinhard Goebel, en la que sería su segunda incursión en el cine.

De hecho, es admirable la decisión de Corbiau de tener a este conjunto que realza varias de las escenas del filme, como las varias escenas de danza del rey o el requiem que adorna la muerte de la reina.

Y es que con su apego a la interpretación HIP (Historically Informed Performance), que entre otras cosas, se permite el uso de instrumentos antiguos, la interpretación basada en los principios de la época, etc., los MAK le brindan verdadera autenticidad y arte a una película que en sus convenciones podría resultar postiza.

PELÍCULA COMPLETA EN CASTELLANO LE ROI DANSE

4 Comentarios sobre “Película: Le Roi Danse”

  1. Sara Pérez Cabrerizo dice:

    Graciaaaaaas!!!

  2. Magnífica música para una hermosa película.

  3. Sandra Ruiz dice:

    ¡Qué regalo, gracias!

Escribir un comentario