¡Oh, ángeles guardianes!

¡Oh, ángeles guardianes!

  • Comentar
  • Imprimir
  • Compartir

Hoy es el día de los ángeles custodios, los que siempre están vigilando por nosotros.

¿Nunca te ha salido la expresión de que parece que tenemos un ángel velando por nuestra vida?

Para el día de hoy te traigo una música muy impresionante, como todas las de esta mujer que de vez en cuando aparece por aquí.

Aunque sus sonidos son ancestrales no han perdido ni un ápice de su actualidad y de su intensidad.

¿Te apetece maravillarte una vez más?

En ese caso, nos quedaremos con la música de santa Hildegard vVon Bingen (1098-1179), abadesa, escritora, compositora, mística, filósofa y visionaria alemana nacida en Bermersheim vor der Höhe.

Habitualmente tenía visiones místicas y en 1141 decidió recogerlas por escrito, en un total de veintiséis, que se constituyeron en su primera obra publicada.

Tras ello escribió dos tratados de historia natural y medicina y luego un comentario a la regla de san Benito.

En la década de 1150 recogió un buen número de poemas litúrgicos y devocionales, que tenían música asociada, como por ejemplo el volumen titulado «Symphonia armonia celestium revelationum», que también contiene el drama litúrgico «Ordo virtutum».

Le tenía tanto cariño a esta obra que a lo largo de su vida fue ampliándola de forma que se terminó convirtiendo en la que quizá es la mejor obra de la llamada sibila del Rin.

Hay algún erudito que ha dicho que Von Bingen estableció conexiones entre la música y el cuerpo femenino, relacionándola con las féminas retóricas.

En 2012 el papa Benedicto XVI la incluyó en la lista de las doctoras de la Iglesia Católica.

Hoy te ofrezco su responsorio O vos angeli.

En sus visiones siempre aparecían los ángeles y diversos miembros de las cortes celestiales.

Le daba tanta importancia que escribió este responsorio aunque no se sabe en qué circunstancias las monjas de los monasterios de Rupertsberg y Disibodenberg habrían cantado directamente a los ángeles.

La obra de hoy está relacionada con una misa para alguna festividad angélica.

Se canta a los ángeles que cuidan de las personas sobre las que brillan.

a los arcángeles que sostienen las almas de los justos y a otras órdenes celestiales que viven en los misteriosos quíntuples, y a los querubines y serafines que son los secretos de Dios.

El inicio es algo incierto y con motivos modales pero luego el rango tonal se va abriendo poco a poco.

La obra destaca más bien por el final: un larguísimo melisma de ochenta y una notas sobre una sílaba que constituye el que quizá es el melisma más amplio de la música medieval. El punto final lo hace un arco melódico expendiéndose por casi más de dos octavas.

La interpretación es del grupo Sequentia.

1 Comentario sobre “¡Oh, ángeles guardianes!”

  1. eduardo perez dice:

    celestial. cuando la musica tiene profundidad y expresa sentimientos,luchas,visiones,transformaciones,paz …

Escribir un comentario



  • Compositores

    Juan del Encina

    Juan del Encina Quizás si algún día buscando entre legajos encontramos alguna frase referida a Zerbantes, sonreiremos y seguiremos...

    noviembre 27th, 2018 | Leer más