Músicas en la antigüedad en CaixaForum Madrid

Músicas en la antigüedad en CaixaForum Madrid

  • Comentar
  • Imprimir
  • Compartir

El verano madrileño nos ofrece un viaje en el tiempo para conocer cómo concebía la música el mundo antiguo.

Se trata de la exposición que acoge CaixaForum hasta el 16 de septiembre Músicas en la antigüedad, que recorre las distintas aproximaciones al arte musical de las grandes civilizaciones, desde sumeria hasta Roma, recogiendo tanto la iconografía sobre el tema presente en las artes plásticas, como piezas históricas y reproducciones de los instrumentos que sonaban en el pasado.

Una exhibición que analiza cómo la música acompañaba a nuestros antepasados en su vida cotidiana, pero también en las batallas y los ritos religiosos como forma de comunicarse con las deidades.

Podemos encontrarnos allí con los objetos sonoros más modestos y artesanales junto con instrumentos más complejos ricamente ornamentados.

La colección que se puede visitar en el paseo del prado comprende más de cuatrocientas piezas de diverso índole, desde sellos cilíndricos mesopotámicos a grandes relieves romanos, pasando por papiros egipcios y vasos griegos.

Proceden del Musée du Louvre y de un buen número de instituciones, entre las que destacan el Museo Arqueológico Nacional de Atenas y el Metropolitan Museum of Art de Nueva York.

Ya solo por el valor arqueológico y artístico de los objetos expuestos merece la pena la visita.

 

CaixaForum Madrid
Del 9 de junio al 16 de septiembre de 2018
Paseo del Prado, 36
Madrid 28014

Un poco de historia

El ejemplo más antiguo conocido de música polifónica -pieza de música coral o que combina más de una melodía independiente- ha sido encontrado en la Biblioteca Británica de Londres, al final de un manuscrito sobre la vida del obispo Maternianus de Reims.

Se cree que la pieza data de comienzos del siglo X y consiste en una canción breve dedicada a San Bonifacio, el «apóstol de los germanos».

Está escrita en una notación musical anterior a la invención de la duela.

Fue descubierta por casualidad por Giovanni Varelli, estudiante de doctorado de la Universidad de Cambridge especializado en la notación de la música antigua.

Varelli se dio cuenta que la composición contenía dos piezas vocales que se complementaban.

Un siglo más de antigüedad

La polifonía, tipo de textura musical en la que suenan simultáneamente múltiples voces melódicas, ha definido la mayoría de la música europea hasta el siglo XX, pero aún no está claro con exactitud en qué momento surgió.

Algunos tratados sitúan su origen en la Alta Edad Media, y hasta ahora el ejemplo más temprano conocido – junto con el Manuscrito de Chartres- era el Tropario de Winchester o Winchester Troper formado por dos manuscritos ingleses fechados hacia el año 1000.

La investigación de Varelli sugiere ahora que la pieza hallada habría sido escrita en el año 900, es decir, un siglo antes que el Tropario de Winchester.

Desafío a las convenciones musicales de la época

Además de por su antigüedad, la pieza destaca porque se desvía de las convenciones musicales de los tratados de la época a la que pertenece.

Esto sugiere que incluso en un estadio inicial del desarrollo de la polifonía, los compositores ya experimentaban con las formas y rompían las reglas establecidas casi al mismo tiempo que iban componiendo.

“Lo más interesante es que en esta pieza vemos el nacimiento de la música polifónica, y no encontramos lo que se esperaba”, afirma Varelli en un comunicado de la Universidad de Cambridge.

Por otra parte, “tradicionalmente, se ha considerado que el desarrollo de la música polifónica como siguió reglas fijas y una práctica casi mecánica.

Esta pieza cambia la manera de comprender su desarrollo, precisamente porque en ella se rompen esas reglas”, añade el investigador.

Esto demostraría que esta música, en ese momento, se encontraba en una situación fluida, de desarrollo.

Desde el punto de vista técnico, la pieza es un “organum”, una forma de polifonía occidental primitiva que alcanzó su apogeo en la Escuela de Notre Dame de París, centro del Ars Antiqua (sobre todo entre los siglos XI y XII) y que está basada en la repetición paralela de la misma melodía.

¿Por qué pasó desapercibida?

La causa de que un ejemplo tan temprano de música polifónica haya pasado desapercibido para los especialistas hasta el momento radicaría en su notación, prácticamente indescifrable para los lectores más modernos.

El autor de la pieza y su origen monástico aún es un misterio, pero Varelli ha conseguido establecer que procede de alguno de los diversos centros eclesiásticos del noroeste de Alemania, de los alrededores de Paderborn o Düsseldorf porque la pieza está escrita en un tipo de notación que el fue más utilizado en Alemania en ese momento.

Enlaces de interés

Hallada una partitura medieval de hace 1000 años


¿Es esta la canción más antigua de la historia?

Se trata de un himno sumerio escrito hace 3400 años.

La composición fue registrada en una tablilla de arcilla que data del siglo 14 a. E. C., y fue descubierta por un grupo de arqueólogos norteamericanos durante la década de los 50, en la ciudad de Ugarit, región de la antigua civilización Sumeria.

En las tablillas se podía vislumbrar algún tipo de inscripción, signos cuneiformes tallados en la arcilla y en idioma hurrian.

Después de una profunda observación, los investigadores se sorprendieron al notar que se trataba de una composición musical.

Bueno, en realidad no sólo de una composición musical, sino de la pieza musical más antigua que se haya descubierto: un himno de culto de más de 3400 años de antigüedad.

Anne Draffkorn Kilmer, profesora de Asiriología en la Universidad de California hizo su propia interpretación 1972.

Desde sus publicaciones iniciales en los años 60 en la antiguas tablillas sumerias y la teoría musical que se encuentran dentro, otros estudiosos del mundo antiguo han recreado sus propias versiones.

La pieza confirma la teoría de que la escala diatónica de 7 notas, así como la armonía, existían desde hace 3 mil 400 años.

El hecho de estar las tablillas fragmentadas y faltar parte de la composición, hizo que estuviera incompleto y dificultase su transcripción.

Junto a la composición musical, se descifraron unas curiosas instrucciones que indicaban como debía ser interpretada dicha canción por un arpa o lira.

Esto, Fink se contrapone a las opiniones de la mayoría musicólogos que creían que en la antigüedad la armonía era prácticamente inexistente (o incluso imposible) y la escala podía ser sólo tan antigua como los antiguos griegos.

Richard Crocker afirma que el hallazgo “revolucionó el concepto del origen de la música occidental”.

Pero ¿a qué suena la canción más antigua del mundo? Pueden escuchar una versión “midi” abajo.

Sin duda, el teclado midi no era el instrumento de elección de los sumerios, pero es suficiente para darnos una idea de esta rara pieza, aunque el ritmo sea sólo una suposición.

Aquí podemos escuchar una interpretación más fiel… Hay que tener en cuenta que en esta interpretación, del artista Michael Levy, se utilizó una lira, que sería el instrumento más fiel o más cercano al que habrían utilizado los sumerios en su himno.

Traducción literal de las palabras de la canción

He aquí una versión simplificada de la traducción de Thiel.

Yo (traer x?) En forma de plomo en el pie derecho (del trono divino)
Yo (purificar?) Y cambiar (la pecaminosidad).
(Una vez que los pecados son) ya no está cubierto y ya no resulta necesaria su modificación,
Me siento bien por haber logrado el sacrificio.

(Una vez que tengo) se hizo querer (la deidad), ella me amará en su corazón,
la oferta que traigo puede cubrir completamente mi pecado
con lo que el aceite de sésamo del tres de mayo debe trabajar en mi nombre
en el temor que me puede…

La estéril puede hacerse fértil,
El grano puede brotar.
Ella, la esposa, se hará cargo de los niños y del padre.
Ella, que aún no ha dado a luz hijos le llegaran.

No hay comentarios sobre “Músicas en la antigüedad en CaixaForum Madrid”

Añadir un comentario.

Escribir un comentario



  • Compositores

    Juan del Encina

    Juan del Encina Quizás si algún día buscando entre legajos encontramos alguna frase referida a Zerbantes, sonreiremos y seguiremos...

    noviembre 27th, 2018 | Leer más