Música en femenino

Música en femenino

  • Comentar
  • Imprimir
  • Compartir

Así comienza este programa de Música Antigua a la carta de RNE, dirigido y presentado por Sergio Pagán.

Realizar un programa dedicado a las mujeres compositoras resulta discriminatorio.

Es un acto de discriminación positiva.

A pesar de ello, desgraciadamente aún es necesario hacerlo para dar a conocer los logros de muchas mujeres que contribuyeron con su esfuerzo y su arte al mundo de la música.

No son muchas, debido en parte a la dificultad que encontraron para adentrarse en este mundo, hasta hace poco, predominantemente masculino, y también debido a la escasa consideración hacia ellas por parte de una historiografía dominada por hombres.

Por eso, aunque algunas tienen presencia común en muchos programas, hoy tendremos también a esas mujeres compositoras cuya música ha quedado relegada.

Hildegard von Bingen (Alemania, 1098-1179)

Fue una polifacética abadesa, física, filósofa, naturalista, compositora, poetisa y lingüista del medievo.

A pesar de que su trabajo no sería considerado ciencia como tal en el mundo moderno, brilló con luz propia durante la época medieval.

Intervención divina

Hildegard von Bingen nació en una familia noble alemana en 1098.

Ella fue la décima de sus hermanos y pasó enferma la mayor parte de su infancia.

Sus padres eran muy creyentes y la entregaron a la Iglesia como un diezmo (por ser la menor de sus diez hijos) cuando ella tenía ocho años.

Este tipo de abandono sería impensable hoy en día, sin embargo, en aquella época era un símbolo de los tiempos (su nacimiento coincidió con la Primera Cruzada que llegó a Jerusalén en 1099) y parece que esto encajó con su ferviente disposición desde niña.

Cuando fue adulta, Hildegard expresó su gratitud hacia su familia por haberla entregado a la Iglesia en un momento en que “el espíritu religioso crecía lentamente”.

Siendo ya abadesa, afirmaba haber tenido visiones a una edad muy temprana, que continuaron a lo largo de su vida.

Estas visiones hicieron que se la tratara como una persona en conexión con lo divino, lo que explica en parte cómo fue capaz de deshacerse de las restricciones de la iglesia medieval con las mujeres predicadoras y dedicarse a la filosofía y a la ciencia.

De hecho, la mayoría de las obras de Hildegard von Bingen se presentan en forma de visiones.

En 1141, cuando tenía 42 años, experimentó una visión que recibió como una instrucción directa de Dios, en la que se le instaba a “escribir todo cuanto viera y oyera”.

Sus días de abadesa

Hildegard avanzó rápidamente en las filas de la iglesia.

En 1136 fue elegida por unanimidad como magistra entre sus hermanas y compañeras y llegó tan lejos como para convencer a la iglesia de su época de que tomara una medida inusual y le permitiera fundar dos monasterios en 1150 y 1165.

Esta particular mujer era también una compositora consumada y sigue siendo conocida por ello hoy en día.

Hildegard von Bingen

Entre los años 70 y 80 se rescataron sus composiciones musicales y es autora de uno de los repertorios de música medieval más extensos.

Una de sus obras, Ordo Virtutum, dedicada a la virtud, es uno de los primeros ejemplos de drama litúrgico.

Además, Hildegard escribió textos teológicos, botánicos y medicinales, así como cartas y poemas.

El talento natural

A diferencia de sus otros escritos, los cuales presentó en forma de visiones, las obras científicas de Hildegard no se describen como profecías.

Hildegard escribió PhysicaHildegard escribió Physica, un texto sobre las ciencias naturales, así como el tratado médico Causae et Curae.

En ambos textos, describe el mundo natural y muestra un particular interés en las propiedades curativas de las plantas, los animales y las rocas.

Physica es una obra extensa de nueve volúmenes que se ocupa principalmente del uso medicinal de las plantas, los árboles, las piedras preciosas, los metales y los animales.

Por ejemplo, en una de las entradas, describe a las flores Cinquefoil como: “…. beneficiosas para la salud y útiles para combatir la fiebre causada por la mala alimentación.”

Los cinco volúmenes del Causae et Curae son esencialmente un tratado de medicina, mezcla de influencias griegas y cristianas.

Junto con algunos inverosímiles remedios (tales como sumergir a una perra en agua y usar este agua para humedecer la frente como una cura para la resaca) hay algunos que parecen bastante razonables.

Estos incluyen consejos rudimentarios sobre cómo mantener los dientes sanos y firmes o cómo enriquecer la dieta de las mujeres que sufrían amenorrea (ausencia de menstruación), algo habitual en la época debido la desnutrición.

Logros cientificos

Desde el punto de vista actual, la ciencia de Hildegard von Bingen se parece más a la superstición, pero hace casi un milenio, sus puntos de vista fueron considerados sabios.

Hildegard poseía una verdadera curiosidad por entender el mundo natural que existía a su alrededor.

HILDEGARD VON BINGEN, una mujer excepcional

Además, en un momento en el que estaba prohibida la interpretación de las Escrituras por parte de las mujeres y su participación en la sociedad, esta mujer se comunicó con el papado (incluyendo los papas Eugenio III y AnastasioIV), hombres de estado, emperadores alemanes como Federico I y otras figuras notables como san Bernardo de Claraval.

Hildegard von Bingen fue muy por delante de su tiempo en sus opiniones sobre la importancia de la gratificación sexual para las mujeres.

A pesar de que es lógico pensar que como abadesa conservaría su virginidad, ella bien podría ser la primera mujer europea en describir el orgasmo femenino.

Puede resultar contradictorio considerar a una religiosa como una mujer de ciencia.

Sin embargo, en el contexto histórico en el que Hildegard von Bingen desarrolló su trabajo, se la puede considerar una mujer excepcional en este campo, no solo por su condición de mujer si no también por ser capaz de aportar un poco de luz a ese oscuro tramo de la historia que fue la Edad Media.

Su Música y Su Fama

La mayoría de sus composiciones son audaces y se apartan de los estilos de la época.

Son obras que abarcan amplios registros, con melodías muy trabajadas, donde la música es tan importante como la poesía. Puede decirse que constituyen construcciones como las tracerías góticas hechas música.

Hildegard Von Bingen Early MusicEntre sus creaciones más conocidas se encuentra el bellísimo ciclo de canciones de la “Sinfonía de la armonía de las revelaciones celestiales”.

Hoy los musicólogos valoran mucho su obra, existen grabaciones de su obra completa y curiosas mezclas de sus melodías con ritmos Techno y New age que pueden gustar, o no, pero demuestran lo universal de su genio. Durante sus últimos años su fama continuó extendiéndose por todo el continente.

Ocupada en mil tareas, desplegando una actividad imparable, aconsejando sobre temas espirituales, transcribiendo sus visiones, componiendo música y poesía, viajando y curando enfermos, fundando un nuevo monasterio…

Fue la primera y única mujer en siglos autorizada por la Iglesia a predicar, cosa que hizo en numerosas giras por pueblos y templos de Alemania.

A la edad de ochenta años llegó la que fue tal vez su peor experiencia: un conflicto con las autoridades eclesiales.

La abadesa había permitido la sepultura de un noble excomulgado en el cementerio de Rupertsberg.

El hombre, poco antes de morir, se había reconciliado con la Iglesia, acción que escapó al conocimiento del alto clero.

Hildegard se negó a cumplir la orden episcopal de exhumar el cadáver y alejarlo de tierra consagrada, alegando la final reconciliación del fallecido con Dios.

Pasaron meses de amenazas y prohibiciones contra su comunidad intentando hacerla ceder.

Finalmente, casi un año después, el arzobispo, al conocer los detalles, levantó los castigos.

Fue la postrera victoria de una mujer excepcional en una época difícil.

Fallecería pocos meses después, el 17 de septiembre de 1179.

Buena parte de las noticias sobre su persona las debemos a su biógrafo, Godofredo de Disibodenberg. Tras su fallecimiento se iniciaron los procesos necesarios para elevarla a los altares.

Se le atribuyeron varios milagros en vida e incluso otros después de su muerte.

Durante los siglos XIII y XIV, acrecentada su fama, se intensificaron los esfuerzos para declararla santa: varios papas, como Gregorio IX e Inocencio IV, ordenaron un proceso de información con vistas a estudiar su posible canonización.

Más tarde harían lo propio Clemente V y Juan XXII.

Pero los intentos para formalizar su canonización quedaron en nada, a pesar de lo cual, merced a su excelente reputación, extendida especialmente por toda Alemania, las diócesis alemanas aprobaron su culto (el cual, según parece, se remontaba ya al siglo XIII).

En el siglo XV su nombre se incorporó al martirologio romano y se instituyó su fiesta el 17 de septiembre.

Os dejamos la película Visión, en castellano. Esperamos que la disfrutéis.

Hay que verla desde este enlace: https://www.youtube.com/watch?v=G5ptZ75VZho

Más información en este enlace

Barbara Strozzi

Barbara Strozzi (también llamada Barbara Valle) (Venecia, 6 de agosto de 1619 — Padua, 11 de noviembre de 1677) fue una cantante y compositora italiana del Barroco a quien cuyo propio padre animaría a perseverar en el mundo de la música.

Intérprete y compositora, Strozzi llegó a ver publicadas recopilaciones de sus obras.

La gran mayoría de sus trabajos son cantatas para soprano solista y bajo continuo, por lo que es posible pensar que fueron escritas para ser interpretadas por ella misma.

Su música está profundamente arraigada en la técnica denominada Seconda prattica, cuyo principal ejemplo es la obra de Claudio Monteverdi.

Sin embargo, sus trabajos presentan mayor énfasis lírico, basados posiblemente en la extensión de su propia voz.

Muchas de las letras de sus piezas fueron escritas por su padre Giulio. Strozzi escribió arias, cantatas dramáticas, madrigales y dúo. Publicó ocho volúmenes de obras, incluyendo más cantatas que cualquier otro compositor del siglo XVII.

No hay comentarios sobre “Música en femenino”

Añadir un comentario.

Escribir un comentario



  • Compositores

    Juan del Encina

    Juan del Encina Quizás si algún día buscando entre legajos encontramos alguna frase referida a Zerbantes, sonreiremos y seguiremos...

    enero 16th, 2018 | Leer Más