Montserrat Figueras, la música nunca desaparece

Montserrat Figueras, la música nunca desaparece

  • Comentar
  • Imprimir
  • Compartir

Aunque la soprano Montserrat Figueras nos dejó el 23 de noviembre del año 2011, después de una lucha contra el cáncer que no le apartó ni un momento de sus escenarios ni de sus proyectos, sus interpretaciones de piezas medievales, renacentistas y barrocas siguen más vivas que nunca…

Monserrat Figueras y Jordi Savall han hecho que la música antigua,(anterior a 1800), pasara de museos o baúles olvidados al público en general, rescatando así un patrimonio de la humanidad que podría haberse perdido.

Con el objetivo de que este patrimonio nunca se descatalogara, como suelen hacer las multinacionales discográficas cuando los discos ya no se venden, crearon su propio sello discográfico en 1998 “Alia Vox“, y es en este sello discográfico donde encontramos el último legado de Montserrat: una obra que recoje en dos compactos un resumen de su vida artística.

”La voix de l’emotion”, es el título de este trabajo, el cual nos narra gracias a piezas musicales, tanto la carrera de Montserrat como la sabiduría de las antiguas melodías.

La obra en si es un viaje por años de historia donde el oyente se siente cómplice de la música transportándolos a épocas pasadas y desconectándolo por ciertos momentos de este mundo en el cual vivimos en donde todo ocurre tan rápido.

Este proyecto fue comenzado por la misma Monserrat Figueras y acabado por su marido Jordi Savall.

Montserrat Figueras y Jordi Savall fueron nombrados embajadores de la paz por la UNESCO, su labor multicultural queda reflejada en muchas de sus obras y sin más pondremos por ejemplo el último proyecto que salió a la luz un mes después de la muerte de Monserrat “Mare Nostrum”, un diálogo entre antiguas músicas de las culturas que rodean el mediterraneo.

Mencionar los premios y menciones que tienen en poder la pareja sería inacabable, pero sí decir que ganaron un Grammy en el 2011 por la obra “Dinastía Borgia”.

Monserrat Figueras es un ejemplo de valentía al optar por dirigir su carrera profesional a un estilo musical el cual se consideraba obsoleto.

Gracias a ella y a su marido, Jordi Savall, la música anterior a 1800 ha llegado al público en general, produciendo un efecto mediático que ha hecho que otros interpretes se interesen por músicas barrocas y prebarrocas, además de recuperar antiguos instrumentos que ya estaban casi en desuso.

Hemos de tener en cuenta que la cultura se ha de preservar, porque somos así gracias a lo que fuimos, y no podemos comprender el presente si no comprendemos el pasado.

Si la literatura es el pensamiento humano, podemos considerar que la música es el sentimiento.

Mencionar también la labor humanitaria de la familia Savall realizando conciertos destinados a ONG’s y publicando trabajos donde la recaudación integra está destinada a una causa social.

También mencionar a Arianna y Ferran Savall hijos de la pareja y también músicos seguidores de la tradición familiar.

Arianna Savall además de participar en muchos proyectos con su madre y su padre, posee dos trabajos en solitario hasta que hace unos años creó su propio grupo Hirundo Maris junto a su pareja Petter Johansen.

Ferran Savall también posee un proyecto en solitario además de participar en los proyectos de su padre y de su hermana.

Escrito por Joan Francesc Bayan, CronicaOnline.es

No hay comentarios sobre “Montserrat Figueras, la música nunca desaparece”

Añadir un comentario.

Escribir un comentario



  • Compositores

    Juan del Encina

    Juan del Encina Quizás si algún día buscando entre legajos encontramos alguna frase referida a Zerbantes, sonreiremos y seguiremos...

    septiembre 25th, 2018 | Leer más