JORDI SAVALL: “Con la música antigua hay un fenómeno interesante y es que es como viajar en el tiempo”

JORDI SAVALL: “Con la música antigua hay un fenómeno interesante y es que es como viajar en el tiempo”

  • Comentar
  • Imprimir
  • Compartir

Tras el ruido que generó su renuncia al Premio Nacional de Música, las melodías vuelven a imponerse en la vida de Jordi Savall (Igualada, 1941).

En este caso, las melodías gallegas del disco La lira D’Esperia II (Alia Vox), interpretadas por Savall y su percusionista habitual, Pedro Estevan.

-El primer disco de «La lira D’Esperia» se publicó en 1996. ¿Por qué aparece ahora el segundo y por qué dedicárselo a Galicia?

-La lira D’Esperia es un programa que hemos interpretado mucho en conciertos y poco a poco he ido ampliando el repertorio.

En los últimos años he trabajado mucho con el repertorio céltico.

He hecho dos cedés con músicas escocesas e irlandesas y también he trabajado sobre la música bretona y de Galicia.

Con la de Galicia rápidamente me di cuenta de que tenía muchísimo material y muy interesante, por lo que decidí dedicarle el siguiente volumen de La lira D’Esperia.

El próximo año haré uno dedicado a Bretaña y luego otro a Noruega.

Lo que me interesa de estos repertorios célticos es que llevan la marca de la autenticidad.

Son músicas que sientes que realmente han servido a la gente para sobrevivir.

-El disco incluye doce Cantigas de Santa María de Alfonso X, de las que destaca su riqueza, modernidad y sentido de la belleza.

-Absolutamente. Te encuentras delante de genios, el misterio del arte.

No sabes por qué.

Todo el mundo dispone de las mismas notas, pero hay músicos que te las ponen de tal forma que te transmiten un sentimiento de emoción, de belleza, que hacen que sea inolvidable.

-¿Hay que participar de la religiosidad que las inspira o su belleza es independiente de ello?

-Yo creo que sí. Por ejemplo, una sinagoga de Toledo o la Alhambra de Granada o la mezquita de Córdoba lo que transmiten es mucho más fuerte que la religión que las inspiró.

El arte se pone en una dimensión que está por encima de las clasificaciones.

Una misa de Bach o unas vísperas de Monteverdi o unos motetes protestantes transmiten una fuerza espiritual que está completamente por encima de lo que es la misma liturgia que los inspiraron.

En este sentido, probablemente Alfonso X no compuso todas las cantigas y quizá lo que hizo fue reunir diferentes músicos de la época, ministriles que tenían un repertorio que ya tenía piezas más antiguas.

-Con las cantigas están las piezas tradicionales, que recuerdan que la separación entre música sacra y profana era borrosa.

-Absolutamente. Creo además que la mezcla con la música gallega le da a este disco una profundidad y una relación directa con el carácter galaico que es imprescindible.

La música popular tiene una belleza que viene dada por la expresión melódica y el carácter, y esto es algo que crea una fuerza que es de atmósfera.

Se acerca más al carácter galaico.

-¿De qué fuentes se han tomado?

-De muchas fuentes. Estuve estudiando diferentes publicaciones, como el Cancionero de Galicia o el Cancionero Popular Español de Pedrell.

Me pasé años estudiando para ver cuáles serían las más adecuadas para hacerlas con estos instrumentos y realmente hay melodías bellísimas, pensadas para ser tocadas con gaitas o instrumentos con bordón.

-Como una pieza de su disco «Les Voix Humanes» con viola de gamba que suena como una gaita.

-The Lancashire Pipes. Se ven los puntos en común con las músicas galaicas y célticas.

-¿Por qué ha usado en este disco el rabel, la vihuela tenor y el rabé morisco?

-Bueno, esto es sobre todo porque cada uno tiene una afinación, una tonalidad diferente, y eso te permite adaptarte más a lo que la música quiere expresar, además de una cierta variedad, porque si fuese siempre el mismo instrumento sería excesivamente monótono.

El primer disco tenía música árabe, italiana, española, pero aquí estamos centrados en una cultura antigua pero que tiene una cierta unidad.

En este caso era importante diferenciarlo con instrumentos distintos, que básicamente se distinguen también por el timbre.

El más agudo, que tiene cinco cuerdas, le da un carácter más ligero, más danzante. Después están la vihuela tenor y el rabé morisco, que tiene un carácter más dramático.

-¿Y qué emociones se sienten al interpretar una música que fue compuesta hace tantos siglos?

-Con la música antigua hay un fenómeno interesante y es que es como viajar en el tiempo.

En el momento que empezamos a tocar esto en un concierto o lo grabamos te olvidas de lo que está pasando.

El poder sugestivo y poético de esta música es enorme.

Es casi hipnótico por su carácter repetitivo, sus melodías, tiene una fuerza considerable, un sonido muy íntimo.

Me recuerda la cita [de un poema de Rosalía de Castro] que hago al final de mi texto en el libreto, en la que hablo de lo que dice la chica que está paseando:

«Dicen que ni el agua, ni las plantas, ni las fuentes hablan, ni los pájaros, ni la onda con sus rumores, ni con su brillo los astros. Lo dicen, pero no es cierto. Pues siempre cuando yo paso de mí murmuran y exclaman: ahí va la loca soñando con la eterna primavera de la vida y de los campos».

Esta música me recuerda este tipo de poesía que está a medio camino entre el sueño y la realidad, un mundo que realmente es poesía pura.

-¿Volvería hoy a renunciar al Premio Nacional de Música?

-Sí, absolutamente. Absolutamente. No me arrepiento para nada porque creo que en este momento es lo único que nos queda ya para poder decir que se equivocan.

Llevo cuarenta años intentando convencer a los políticos para hacer algo por la música antigua y nunca me han escuchado.

Lo encontré ofensivo, porque justamente con el secretario de Estado estuve dos veces en Madrid para ver qué se podía hacer y nunca me dieron respuesta a nada.

Y de golpe me dan este premio: ¿y esto a qué viene ahora? Todo el tiempo dándote la espalda, no respondiéndote, no escuchándote, y de golpe te dan un premio así.

Es como si quisieran taparte la boca.

Desde este enlace se puede escuchar un fragmento de cada pieza.

El CD se puede adquirir en AliaVox.com

Escrito por XESÚS FRAGA para lavozdegalicia.es

5 Comentarios sobre “JORDI SAVALL: “Con la música antigua hay un fenómeno interesante y es que es como viajar en el tiempo””

  1. Simone Gomes dice:

    Um dos maiores músicos do nosso tempo… e absolutamente atemporal….

  2. Otro de los pocos artistas que no se doblegan ante el poder, para ser exitosos.

  3. Gerardo Almeida dice:

    Siempre he pensado eso mismo.

  4. Anónimo dice:

    J’ai toujours aimé la musique ancienne! A 12 ans j’ai découvert les ton dos d’Adam de la Halle! Ce fut un vrai coup de foudre! Jordy Saval me transporte dans cet univers totalement et c’est le seul.Poésie er intemporalite

Escribir un comentario