HANS NAGEL: SACABUCHE-ESPÍA DE SU MAJESTAD

HANS NAGEL: SACABUCHE-ESPÍA DE SU MAJESTAD

  • Comentar
  • Imprimir
  • Compartir

Existen referencias a un Hans Nagel “el viejo”, músico activo en Leipzig al menos desde 1479.

En las crónicas aparece contratado por la banda de esta ciudad junto a sus dos hijos.

En 1483 la familia abandona Leipzig no quedando constancia posterior sobre ellos.

En la década de 1490 llega a Inglaterra un sacabuche llamado Hans Nagel (quizás uno de los dos hijos del referido anteriormente aunque no hay datos que lo confirmen ya que en la época el apellido Nagel estaba muy extendido) para prestar sus servicios al rey de Inglaterra, en aquel entonces Henry VII.

En cualquier caso, se menciona a Hans Nagel en el estado de cuentas de Felipe el Hermoso en 1501.

En el mismo, tanto Nagel como el sacabuche Hans Broen aparecen como trombonistas del rey de Inglaterra (“Jeuers de sacqubutes du roy d’Angleterre”) en visita de estado a Flandes.

Esta visita corresponde con una reducción al pago de los trombonistas de la capilla inglesa en Abril y Mayo de 1501, con lo que suponemos que viajaron en ese periodo de tiempo.

Nagel estaría al servicio de Henry VII como parte de sus “lowde mynstrels” hasta finales de 1504 (el número de sacabuches en esta capilla disminuye de 5 a 4 entre el primero de Noviembre y el 6 de Diciembre de ese año) y entra a formar parte de la capilla musical del reciente rey consorte Felipe I  de España en Agosto de 1504 –su esposa Juana fue nombrada reina en Noviembre del mismo año-.

Pero tras la inesperada muerte de Felipe el hermoso en Burgos el 25 de Septiembre de 1506, la mayoría de los músicos flamencos son cesados paulatinamente en el plazo de dos años del servicio que desempeñan para la corona de Castilla.

Hans Nagel es uno de los últimos que quedan, ocupando su puesto hasta 1508 (finalmente solo quedarían 5 ministriles de la nutridísima capilla que llegó a existir, que terminaron acompañando a la reina viuda Juana “la loca” en su exilio a Tordesillas desde 1509).

Tras este suceso Hans Nagel regresa a Flandes donde sirve como músico de la ciudad de Machelen durante los años 1508/9, prestando servicios desde 1509 como “jouers d’instruments” en la capilla musical del joven archiduque Carlos –hijo de Felipe el hermoso y futuro emperador Carlos I de España- cuya corte estuvo en la ciudad de Machelen durante su niñez.

Nagel mantuvo este puesto hasta al menos 1519, cuando fue nombrado maestro honorífico por la ciudad de Machelen.

Pero a finales de 1515, y siendo ya rey de Inglaterra, Henry VIII quiso contar con un nuevo conjunto de sacabuches para renovar los “Kinges sagbuttes” que fundara su padre, del que sabemos que Nagel fue componente por más de 10 años.

A tal fin, el monarca encargó al propio Nagel que buscara un grupo de músicos de calidad de su círculo para ser todos invitados a la corte inglesa y prestar servicios en esta recién creada capilla musical (la cual recibiría un sueldo considerablemente superior al que percibían el resto de músicos al servicio de la corona inglesa por entonces), y aunque Nagel nunca abandonó la Europa continental, recomendó a cuatro destacados sacabuches conocidos suyos –todos flamencos- que llegaron a Inglaterra en Marzo de 1516.

Estos músicos sirvieron a Henry por un largo periodo de tiempo, aunque ninguno superó la longevidad del rey.

Así, los sacabuches –presumiblemente parientes- Henry van Arten y John van Arten estuvieron en la corte inglesa hasta 1525 y 1537 respectivamente, Jehan van Vincle –que fue compañero de Nagel en la capilla del archiduque Carlos en Machelen- estuvo en la corte hasta bien entrada la década de 1530, y Claise Forceville permaneció como miembro de esta capilla hasta su muerte en Agosto de 1540.

A Forceville se le encargó mediante al menos un viaje a Nüremberg alrededor de 1530 la compra de instrumentos “for ye kingis grace”.

En esa época, la familia Neuschel eran los mejores constructores de instrumentos de metal de la ciudad.

Hans Neuschel (el padre) fue además un destacado intérprete de sacabuche cuyo retrato ha llegado a nuestros días –en la primera imagen, único retrato de un sacabuche en el que se puede reconocer al personaje- gracias a que el emperador Maximiliano de Habsburgo diera instrucciones precisas a Hans Burkmar para la elaboración de este grabado perteneciente al “Triunfo de Maximiliano” (1526): “…deberá haber cinco músicos tocando Chirimías, trombones y cornamusas. Y Neyschl (el maestro trombonista) deberá dirigirlos“.

Con el paso del tiempo, y del mismo modo que el grupo de sacabuches propuesto por Nagel reemplazó al creado por el rey anterior, entre 1521 y 1525 Henry VIII adquiere los servicios de un grupo de nuevos sacabuches, todos italianos en esta ocasión, pasando a denominar “the kinges olde sagbuttes” al grupo de músicos flamencos que van teniendo paulatinamente menos actividad musical.

Estos nuevos sacabuches italianos fueron John de Antonia, Alvisy de Blasia, Mark Antonio Petala, Peregrine Simon, Ippolito de Salvador y Frances de Salvador (posteriormente Frances de Salvador y Alvisi de Blasia fueron sustituidos por Gasparo Bernardo y Peter Maria).

En este documento, carta del rey firmada el 14 de Diciembre de 1533, se solicita al responsable de vestuario de la corte Lord Windsor que se provea de ropa a seis de los sacabuches del rey, entre los que se reconoce con su nombre adaptado al inglés a Mark Anthony (Petala), Peregrine “Symon”, Nicholas Shakbote (Forceville), Lewis Vincle (Jehan van Vincle), Nicholas Andrewe (van Arten) y al hasta ahora desconocido Anthony Symon.

Pero volviendo a la relación entre Henry VIII y Hans Nagel, existió un motivo extramusical y avieso por el que este último nunca se presentó a la audiencia solicitada por el rey en inglaterra.

El embajador de la corte inglesa Ludovico Spinelli propuso –por orden del propio rey- convertirse en espías de la corona inglesa al cantor Pierre Alamire y a Nagel en una cena celebrada en Machelen el 12 de Diciembre de 1515 (justo la fecha en la que se le encomendó a Nagel la nueva capilla de sacabuches –sin duda con la excusa de poder mantener contacto fluido por parte del monarca en Europa continental-).

La misión de los músicos consistía en seguir de cerca los pasos del sospechoso de conspiración hacia el trono inglés Richard de la Pole (1462-1505) conocido como “La Rosa Blanca”, que exiliado en Francia era el último descendiente de la casa de York y por tanto pretendiente a la corona de Inglaterra.

Nagel debía mostrar puntualmente a los embajadores ingleses Spinelli y Tunstal su correspondencia con el hermano del gobernador del séquito de de la Pole, Dirk van Ret (el encargo de un libro de maitines por parte de los hermanos van Ret a Alamire sirvió de pretexto para que Nagel se carteara con de la Pole).

Así, en una carta del embajador Spinelli al arzobispo y canciller de Inglaterra Thomas Wolsey (1471-1530), este explica que dio órdenes a Alamire de ir a Mertz donde debía esperar a que el gobernador de de la Pole, Jan van Ret le escribiera una carta estableciendo una cita confidencial para intensificar así su espionaje.

Por otro lado informa que ha dispuesto un caballo para que Nagel también se encontrara con de la Pole en el plazo de un mes –en enero de 1516- como tenía previsto.

Otra carta del embajador Tunstal a Henry VIII fechada el 5 de Enero de 1516, informa que Nagel, “un ministril muy a favor de Sir George Neville” (que era un rebelde a favor de de la Pole en contra en su día del padre de Henry VIII) había intentado al parecer liberar a Neville de su prisión en Machelen.

En otra misiva de Spinelli al rey –fechada esta el 6 de Enero, día siguiente de la última misiva de Tunstal- se informa que Nagel ha sido acusado junto a Alamire como intermediario de la entrega de un paquete de cartas a de la Pole.

A comienzos de Febrero de 1515, Henry VIII ordena que tanto Nagel como los sacabuches flamencos que él recomendó acudan ante el rey para prestar servicios en la nueva capilla como estaba previsto.

Los demás músicos acudieron (como sabemos, llegaron a la corte inglesa en Marzo de 1516), haciéndose referencia en las crónicas que fueron excelentemente tratados, pero Nagel, tal como estaban dándose los acontecimientos y por motivos obvios, persistió en su negativa de acudir a Inglaterra al menos hasta que el rey le concediera una amnistía por temor a un castigo por sus aparentes relaciones favorables a de la Pole.

La negativa de Nagel de viajar a Inglaterra persistió aun cuando se le comunicó el perdón del canciller Wolsey.

También se le concedió el perdón a Alamire, aunque en la corte se seguía desconfiando de este último.

Al final, parece que las sospechas de la corona inglesa sobre Nagel y Alamire eran ciertas, ya que el embajador Tunstal, quien viajaba con asiduidad a Calais, cuenta en una última carta al rey fechada el 17 de Septiembre que había descubierto en dicha ciudad que tanto Alamire como Nagel estaban actuando como agentes dobles.

Fue informado por distintas fuentes que de la Pole tenía dos agentes secretos que residían en la ciudad de Machelen: uno llamado Hans Nagel y otro conocido como “Alamire el cantor”.

Esta noticia provocó un gran enfado tanto en Henry VIII como en el arzobispo y canciller Wolsey.

Hans Nagel siguió en Machelen hasta que la ciudad le concediera, como ya dijimos, el título honorífico de maestro en 1519 con seguridad.

Se cree que posteriormente se traslada a la ciudad de Antwerp pero no se tiene constancia ya que no existen censos de esa ciudad hasta alrededor de 1530.

Hay documentos que demuestran su inscripción como ciudadano de Antwerp a partir de 1528, aunque debió vivir allí desde mucho antes. Hans Nagel murió, como viene reflejado en las actas de Antwerp, en el año de 1531.

Alamire murió en Machelen en Junio de 1536.

Daniel Anarte
 

1 Comentario sobre “HANS NAGEL: SACABUCHE-ESPÍA DE SU MAJESTAD”

Añadir un comentario.

Escribir un comentario