“Exponer a una planta a más de 3 horas de música, podría poner en peligro su salud”

“Exponer a una planta a más de 3 horas de música, podría poner en peligro su salud”

  • Comentar
  • Imprimir
  • Compartir

Desde hace mucho tiempo se creía firmemente que las plantas eran capaces de sentir emociones como los humanos, y que crecían mejor si se les hablaba y se les decía cosas bonitas.

Desde entonces, numerosos estudios se han realizado sobre el uso de la música y la voz para las plantas…

¿Tienen sentimientos? ¿Pueden sentir dolor? Para el escéptico, la idea de que las plantas tienen sentimientos y pueden sentir el dolor es ridículo.

Sin embargo, con base a estos estudios, éstos parecen ser verdad.

Las plantas, al igual que los seres humanos, son sensibles al ambiente externo, como la luz, el frío, el calor y el sonido.

Las plantas respiran a través de diversas “bocas”, también llamadas “stomatas”, y se ha descubierto que el “stomata” de una planta puede responder a la música.

Las dos células que conforman el “stomata” están compuestas de células especializadas (células guardianes) que están en sintonía con la frecuencia resonante del calcio.

El “stomata” se cierra cuando se le expone a esta frecuencia. Sin embargo, si esta frecuencia no es exactamente la correcta, el “stomata” se abre de nuevo al cabo de una hora.

Cuando una música específica, tonos altos o el cantar de un pájaro causan la vibración de la planta, los “stomatas” se abrirán al cabo de un espacio de tiempo, aun cuando la planta los mantendría cerrados en circunstancias normales. Pero existen algunos inconvenientes a este método.

Si los “stomata” son obligados a permanecer abiertos, la planta no será capaz de controlar la cantidad de agua que pierde por medio de la transpiración, y entra en riesgo de deshidratación.

Por ello, exponer a la planta a más de 3 horas de música al día podría poner en peligro su salud.

No Te Sobrepases Con La Música

Tus plantas favoritas también podrían sufrir efectos negativos si el volumen o la frecuencia de la música es demasiado alta.

La influencia negativa de una frecuencia demasiado alta podría ser explicada utilizando una técnica conocida como “resonancia del esqueleto”, que estimula o inhibe la síntesis de proteínas en las plantas.

Aquí juegan un papel importante diversos tonos.

La teoría que hay detrás es que las proteínas, que consisten de aminoácidos, están sintetizadas a tono con la vibración.

Cada aminoácido debería de tener su propia frecuencia y, por ello, cada proteína su propia gama de frecuencias.

Así que, teóricamente la secuencia correcta de tonos debería estimular la creación de proteínas a través de la resonancia.

¿Habría que componer música especial para las plantas?

Oídos Verdes

Aunque las técnicas para fomentar el crecimiento de la planta han estado ahí desde tiempos inmemoriales, el arte en sí mismo está desapareciendo y los cultivadores de hoy en día sólo poseen una parte de la sabiduría de sus antepasados.

Todavía ahora no queda exactamente claro cómo la música influye el desarrollo y crecimiento de las plantas, pero se está descubriendo más y más sobre la física de la resonancia y estamos más cerca que nunca de conseguir pruebas científicas sólidas y teorías en esta área.

¡A lo mejor, dentro de veinte años la gente se reirá si les dices que las plantas no tienen oídos!.

5 Comentarios sobre ““Exponer a una planta a más de 3 horas de música, podría poner en peligro su salud””

  1. Isabel Troya dice:

    Muy interesante. Pero si esto es así que en las plantas cada proteína esta sintonizada a un tono determinado, se podría investigar también en las proteínas animales y en las personas.

  2. solomeo paredez porweba dice:

    Muy buen articulo yo no sabia que solo se les podia exponer a cierto tipo de musica y en un limitado tienpo

  3. Anónimo dice:

    cuanto tiempo es el adecuado para la musica ??

Escribir un comentario



  • Compositores

    Juan del Encina

    Juan del Encina Quizás si algún día buscando entre legajos encontramos alguna frase referida a Zerbantes, sonreiremos y seguiremos...

    noviembre 27th, 2018 | Leer más