El Cancionero Musical de Gaspar Fernandes

El Cancionero Musical de Gaspar Fernandes

  • Comentar
  • Imprimir
  • Compartir

Gaspar Fernandes (1566-1629) fue un compositor, organista, maestro de capilla y compositor portugués activo en las catedrales de Guatemala y Puebla.

La mayoría de los investigadores han llegado a aceptar que el Gaspar Fernández que aparece en 1590 como cantor en la catedral de Évora, Portugal es el mismo Gaspar Fernández que fue nombrado organista de la catedral de Guatemala el 16 de julio de 1599.

Sus atribuciones aquí eran las de acompañar al coro en la misa y el oficio divino, y mantener afinados los órganos.

Pero sin duda la acción de más trascendencia para la posteridad fue el hecho de que en 1602 Gaspar Fernández compiló algunos de los libros de coro polifónico que han llegado hasta nuestros días, reflejando así el uso de la música polifónica en la liturgia católica de la catedral.

En 1603 el amigo de Fernández, Pedro Bermúdez, dejó la catedral de Santiago de Guatemala para aceptar la invitación del cabildo eclesiástico de Puebla de los Ángeles de desempeñarse como su maestro de capilla.

Gaspar Fernández se convirtió en sucesor de Bermúdez en Guatemala, siendo el primero en desempeñarse como maestro y organista al mismo tiempo.

Sin embargo, al morir Bermúdez en 1605, el cabildo poblano logró interesar a Fernández, quien dejó Guatemala y nuevamente asumió la sucesión de aquel.

Aquí permaneció por el resto de su vida, falleciendo en 1629.

Los sucedió en el puesto de maestro de capilla el malagueño Juan Gutiérrez de Padilla.
Durante la compilación de los libros de canto de órgano en Guatemala, Fernandes compuso un Magníficat del quinto tono que hacía falta para completar los de los otros siete tonos o modos eclesiásticos.

Además, proveyó los ocho Benedicamus Domino que faltaban, uno para cada uno de los tonos.

También compuso unos fabordones sin texto, y un himno de vísperas para la fiesta de los Ángeles Guardianes.

Su producción en Puebla difiere radicalmente de la de Guatemala, ya que en esta nueva etapa se enfocó exclusivamente en la composición de villancicos vernáculos para maitines, en idiomas vernáculos.

Un cantor, Gabriel Ruiz de Morga, llevó consigo a Oaxaca, hacia 1653, un cuaderno que contiene 300 composiciones polifónicas escritas a mano (el Cancionero Musical de Gaspar Fernandes), la mayor parte de ellas firmadas por Gaspar Fernandes.

No sé sabe uso tuvo este cuaderno en los años y siglos siguientes, pero resistió los embates del tiempo, los saqueos, los descuidos humanos y llegó, más o menos completo, al siglo XX.

En el Archivo Musical de la Catedral de Oaxaca se encontró la colección íntegra del Cancionero Musical de Gaspar Fernandes con más de 300 canticos religiosos populares, en su mayoría escritos en español y Náhuatl.

La gran incidencia de villancicos con la indicación de portugués podría confirmar el origen de Gaspar Fernández, especialmente por el correcto empleo del idioma.

También indica Fernández composiciones en biscayno, en negro o en indio, según en lo que estén escritos los textos.

Muchos están designados como negro, negrito, guineo o negrilla, y son muestra de la importancia que tuvo la cultura africana en América a principios del s. XVII.

Los villancicos que hacen mención a personajes populares de la época cantarían en representaciones dentro del templo o en pastorelas del tipo popular a las que está ligado el desarrollo del villancico como forma polifónica en la Historia de la Música.

Según el musicólogo estadounidense Robert Stevenson este cancionero representaría “uno de los tesoros más espectaculares de cualquier catedral del hemisferio occidental”.

En definitiva, el Cancionero Musical de Gaspar Fernandes representa la más temprana recopilación de relevancia –pues aúna casi 300 composiciones- conocida hasta la fecha de chanzonetas y villancicos (además de algunas misas, salmos, himnos y motetes) en el Nuevo Mundo.

5 Comentarios sobre “El Cancionero Musical de Gaspar Fernandes”

  1. Pablo Elías Arboleyda Castro dice:

    Tenía conocimiento de la riqueza musical tanto de Puebla como de Oaxaca aunque desconocía a este autor, gracias por el dato. Felicidades!

  2. Anónimo dice:

    holaa….disculpa en donde puedo encontrar los archivos musicales de las iglesias de oaxaca.

  3. Max dice:

    Se puede saber quien es el autor de la primera pintura que ponen en este artículo??? Es muy buena la información pero necesito saber quien pintó el cuadro, si es posible ???

    • Nivariense dice:

      La obra lleva por título:
      Un ángel reconforta a San Francisco con música. Serie de la vida de San Francisco (1670-1680)
      Taller de Basilio de Santa Cruz, Museo del Convento de San Francisco, Santiago de Chile.
      Basilio de Santa Cruz Puma Callao (1635–1710) fue un pintor peruano que vivió durante el tiempo de la colonia, siglo XVII, en Cuzco y tuvo al Obispo Mollinedo como su principal mecenas. Su estilo está marcado dentro del Barroco pleno. Con su obra se puede apreciar por primera vez un paralelo entre la pintura del Perú y la de España. Su pintura está caracterizada por tener una composición dinámica, ser muy decorativa y de grandes dimensiones. El estilo de Santa Cruz es muy diferente al de Quispe Tito, pues no está basada específicamente en grabados sino que está más ligada al trabajo de los pintores españoles como Murillo y Valdés Leal, quizás esto como consecuencia de las piezas que el obispo Mollinedo trajo consigo desde Madrid.
      Se puede apreciar parte de su obra en la Catedral del Cuzco. Es así que se observa en los laterales del trascoro a la Virgen de Belén y a la Virgen de la Almudena. Y en el transepto la serie de las Santas Mártires y la Aparición de la Virgen a San Felipe Neri.
      También en el Convento de San Francisco del Cuzco podemos apreciar la Serie de la vida de San Francisco, en la cual solamente se encuentra firmado el último cuadro, datado en 1667.
      En la Iglesia de la Merced podemos encontrar el Martirio a San Laureano, pintura barroca con ángeles al estilo de Murillo.
      Basilio de Santa Cruz Pumacallao creó, junto a José Lopez de los Ríos y Leonardo Torres, las iconografías de los ángeles y arcángeles arcabuceros tan característicos de la escuela cuzqueña y tan distintos de los ángeles que se representaban por la misma época en Europa.

Escribir un comentario