El Banquete Musical de Robert Dowland

El Banquete Musical de Robert Dowland

  • Comentar
  • Imprimir
  • Compartir

“A principios del S. XVII Inglaterra sufre una de las más fuertes epidemias de su historia.

Se trata de una enfermedad que ataca principalmente a músicos y poetas, aunque éstos después la contagian a las jovencitas y aún a las menos jóvenes: la melancolía.

El foco infeccioso queda por fin identificado.

Son las obras de un laudista, cuyo nombre lo dice todo: John Dowland, o, como el mismo se traduce en latín, ‘dolens’, es decir, doliente.

Sus “Seven Tears” han provocado miríadas de lágrimas por doquier.

Los remedios que se arbitran resultan vanos.

Se publican unas canciones tituladas “Píldoras para purgar la melancolía”, pero solo algunos curan con su administración.

Mientras el culpable de la epidemia se ha ído a Dinamarca, su hijo Robert continúa en Londres publicando obras del padre, obras propias y obras de otros compositores que padecen el mismo mal.

Una de las publicaciones de Robert Dowland se titula “A Musicall Banquet” (Londres, 1610), dónde se reúnen obras de la más diversa procedencia geográfica, aunque todas ellas aquejadas de incurable melancolía.” – (Pepe Rey).

Robert Dowland (c. 1591 – 1641) , [hijo del compositor y laudista inglés John Dowland (1563 -- 1626), uno de los músicos más famosos de su época], fue también laudista y compositor, sucediendo a su padre como laudista real en 1626.

Es el autor de dos colecciones de música: “A Varietie of Lute Lessons” y “A Musicall Banquet”.

“A Musicall Banquet” (Un Banquete Musical), cancionero recopilado por Robert Dowland y publicado en Londres en 1610, contiene canciones de autores de ingleses, franceses, españoles e italianos, como se recoge en el título: “Furnished with a varietie of delicious Ayres, collected out of the best authors in English, French, Spanish and Italian”.

Consta de 23 folios, con 21 obras recopiladas por Robert Dowland con canciones de su padre (4) y de otros autores.

Dos de esos deliciosos “ayres” (en castellano diríamos “Tonos humanos”, que es como llamaban en la época a las canciones de texto y contenido profanos; a diferencia de los “Tonos divinos”, es decir, canciones de contenido religioso) eran españoles, y de autor anónimo: “Passava Amor, su arco desarmado” y “Vuestros ojos tienen d’Amor”.

 

————————————————————————————————————————————————————-

Vuestros ojos tienen d’Amor (Anónimo) – “A Musicall Banquet” (1610), Robert Dowland. (Tono humano).

 


Intérpretes: Grupo SEMA. – María Villa (Canto) – Imágenes: Pinturas de Sofonisba Anguissola (Italia).

LETRA:

Vuestros ojos tienen
d’Amor no sé qué,
que me yelan, me roban,
me hieren, me matan.
Que me matan,
me matan ¡A fe!

¿Por qué me miráis
con tal aflición,
y al mi coraçón
me aprisionáis?.
Que, si vos me miráis,
yo os acusaré.

————————————————————————————————————————————————————-

Passava Amor, su arco desarmado (Anónimo) – “A Musicall Banquet” (1610), Robert Dowland.

 


[Texto: Jorge de Montemayor ("Los siete libros de la Diana", Libro III) /Música: Anónimo].

Intérpretes: – Nigel Rogers (Tenor). – Anthony Bailes (Laúd). – Jordi Savall (Viola de gamba).
Imágenes: Pintura Paisajista Inglesa (John Constable).

LETRA:

Passava Amor, su arco desarmado,
los ojos baxos, blando y muy modesto:
dexávame ya atrás muy descuydado.

¡Quán poco espacio pude gozar esto!
Fortuna, de embidiosa, dixo luego:
- ¡Teneos, Amor! ¿Por qué vais [passáis] tan presto?

Ay, prados, bosques, selvas que criastes
tan libre coraçón como era el mío:
¿Por qué tan grave mal no le estorvastes?

[Se puede ver el canto completo de la pastora Belisa consultando el siguiente enlace], Libro III, fol.82v y siguientes.

————————————————————————————————————————————————————-

Enlaces:

wikipedia
http://www1.cpdl.org/wiki/index.php/A_Musicall_Banquet

Artículo escrito por Camilo López García

2 Comentarios sobre “El Banquete Musical de Robert Dowland”

  1. Lourdes Sanz Mingote dice:

    Maravilloso descubrimiento que me habéis hecho, amigos. Conozco bien las obras de John Dowland, pero no sabía nada sobre las de su hijo Robert. Estupendas.

Escribir un comentario