De tabernas con Henry Purcell

De tabernas con Henry Purcell

  • Comentar
  • Imprimir
  • Compartir

Siempre se asocia la música “culta” con personas muy serias y muy bien vestidas que ejecutan sus interpretaciones instrumentales o vocales ante un público reverente de gesto grave y mirada que denota seguridad de su superioridad intelectual frente al resto de los mortales (o sea los pringaos que disfrutamos de las películas de Torrente). Por lo general se suele olvidar (o se ignora, que es peor) que lo que hoy en día se alaba como música clásica (término demasiado ambiguo) o música antigua (la que va del XVI hacia atrás) cumplió en su época, salvo excepciones, la misma función que el pop, el rock o los baladistas horteras en éste nuestro siglo y en el inmediatamente anterior. Es decir, entretener y emocionar a todo el mundo, culto o no culto, y crear la banda sonora de las vidas de las personas, que no es poco.

Todo esto viene a cuento porque un señor como Henry Purcell, uno de los principales músicos británicos de la segunda mitad del siglo XVII, además de todas sus composiciones culturalmente “elevadas” – como las óperas “Dido y Eneas”, “El rey Arturo” o la famosa “Música para el funeral de la reina María”-, compuso divertidísimas y procaces canciones de taberna destinadas a ser interpretadas por coros de borrachos, jarra de cerveza en mano, en los tugurios del viejo Londres. Los temas tratados en estas canciones eran, con escasas variantes, el alcohol, la juerga y el sexo, bien tratados por separado o convergentes dentro de una misma pieza.

Parece ser que este género se denomina “Catch”, que podría derivarse de la forma italiana “Caccia” debido a su forma canónica (por favor, no me preguntéis sobre esto último). El caso es que, y según los expertos, en sus orígenes se trató de un simple canon, véase una composición polifónica para dos o más voces, que con el tiempo se hizo mucho más elaborado. Fue un estilo muy popular durante la Restauración, tanto en el  periodo de reinado de Carlos II Estuardo como después.

Purcell escribió alrededor de cincuenta de estas piezas, que se supone interpretaba en locales de alterne con sus colegas de la Capilla Real y de la abadía de Westminster, y los textos se supone que pasaban una censura antes de su publicación, lo que nos lleva a concluir que, viendo lo disoluto de la obra que ha llegado hasta nosotros, la moral británica de la época era bastante relajada. Siempre había sospechado que ese país se lo cargó la reina Victoria.

Para hacerse una idea de los textos referidos, aquí reproduzco dos de ellos. En el primero, un pretendiente se intenta beneficiar repetidas veces a una tal Julia y al no conseguirlo, decide dedicarse al bebercio (he corregido ligeramente la traducción de que disponía porque me parecía edulcorada):

Once, twice, thrice, I Julia tried
The scornful puss as oft denied
And since I can no better thrive
I´ll cringe to ne´er a bitch alive
So kiss my arse disdainful sow
Good claret is my mistress now

————————————————-

Una, dos y tres veces lo intenté con Julia
Otras tantas la zorra desdeñosa me rechazó
Y como no puedo prosperar
En mi vida volveré a rebajarme a una puta
Así que bésame el culo guarra despreciable
Que ahora el buen vino será mi amante

En esta segunda, que es el texto del vídeo interpretado a continuación, la moza parece asustada pero acaba por contribuir a la consecución de la felicidad del intérprete, previa ceremonia de intoxicación etílica y entrega de presentes:

I gave her cakes and I gave her ale
And I gave her sack and sherry
I kiss´d her once and I kiss´d her twice
And we were wondrous merry.

I gave her beads and bracelets fine
And I gave her gold down-derry
I thought she was a-fear´d till she stroke my beard
And we were wondrous merry.

Merry my heart, merry my coks
Merry my sprites, hey down-derry
I kiss´d her once and I kiss´d her twice
And we were wondrous merry.

——————————————–

Le di pastel y le di cerveza
Y le di vino y jerez
La besé una vez y la besé otra vez
Y fuimos la mar de felices

Le di collares y finos brazaletes
Y le di oro
Creí que estaba asustada hasta que me acarició la barba
Y fuimos la mar de felices

Feliz  mi corazón, feliz mi verga
Feliz mi vela (?)
La besé una vez y la besé otra vez
Y fuimos la mar de felices

Francamente, no podemos dejar que los seudointelectuales de siempre hagan de la cultura un coto privado, pues ésta pertenece a todos, es de todos y merece ser disfrutada por todos; no es algo que haya que poner en un pedestal. A las pruebas me remito.

http://www.youtube.com/watch?v=2mqmU3dGb-A&feature=colike

8 Comentarios sobre “De tabernas con Henry Purcell”

  1. Jesús Horcajo dice:

    Me encanta el artículo. Pablo te felicito por esta breve pero interesante explicación. Me quedo con la frase “ante un público reverente de gesto grave y mirada que denota seguridad de su superioridad intelectual frente al resto de los mortales (o sea los pringaos que disfrutamos de las películas de Torrente)”. Ecleticismo, yo también veo Torrente y Ciudadano Kane a la vez, jejejeejej.

    • Pablo Rodríguez Canfranc dice:

      Gracias Jesús. La única forma de divulgar la música es bajándola del pedestal para que la pueda disfrutar todo el mundo y no sea patrimonio de los elegidos.

      Sí, yo también puedo ver “El septimo sello” de Imgmar Bergman o “Confidencias” de Visconti, y seguidamente “Los bingueros” de Esteso y Pajares o “King Kong contra Godzilla”

      :-)

  2. jorge F. plazas T. dice:

    H. Purcell, automaticamente se identifica por su estilo, bien.

  3. Eve dice:

    Hola.
    El artículo me ha parecido muy interesante (amén de tronchante). Con respecto a la última canción, me quedé con la duda acerca de la traducción de “sprites”. Según el Merriam-Webster, la definición arcaica de “sprite” es “soul”, alma, o “spirit”. Si es así, la canción, además de tener un sentido picante, tiene un cierto sentido espiritual (digo yo..).

    • Hola Eve:
      vale, entiendo entonces que “sprites” podría hacer alusión al estado de animo o de paz espiritual que le da su amante. Tendría sentido, aunque no descarto que además pudiera tener un doble sentido más soez. :-)

      Muchas gracias por tu comentario y por la aportación.

      Un saludo

Escribir un comentario



  • Compositores

    Juan del Encina

    Juan del Encina Quizás si algún día buscando entre legajos encontramos alguna frase referida a Zerbantes, sonreiremos y seguiremos...

    noviembre 27th, 2018 | Leer más