Ávila suena como en 1611

Ávila suena como en 1611

  • Comentar
  • Imprimir
  • Compartir

Ávila rinde homenaje a Tomás Luis de Victoria y su legado con un Festival de Música Internacional que cumple su quinta edición.

En 1611, los Austria reinaban en España, la Armada Invencible hacía tiempo que perecía en el mar y en el mundo de la literatura dos grandes novelistas destacaban sobremanera, Cervantes y Shakespeare.

La música servía, por aquel entonces, para entretener a los nobles y hacer olvidar sus pesares a los campesinos. Las iglesias eran el lugar habitual donde los artistas de la época tocaban instrumentos como el órgano y las mejores voces sonaban casi «a capella».

Fue ese año, en 1611, cuando falleció Tomás Luis de Victoria, el artista abulense que pasó buena parte de su vida en Roma, pero que guardaba un gran apego por la ciudad castellana.

Cuatro siglos después, en su Ávila natal rinden homenaje a sus creaciones y su legado con un Festival de Música Internacional que cumple su quinta edición.

«Abulensis 2016» cuenta con un cartel «redondo», con mucha «cohesión» entre las distintas actividades que ofrece su programa. Así lo confirma Óscar Arroyo, su director desde 2012.

Él ha sido el encargado de atraer a grandes grupos de la música barroca y medieval como los ingleses «Gothic Voices» o los noruegos «Nordic Voices».

La nota nacional la pondrán el dúo compuesto por Jesús Fernández y Raquel Andueza en «La Galanía» y, por último, el día 27, los alumnos del curso de interpretación vocal tocarán las mejores composiciones de Tomás Luis de Victoria.

Un sentido tributo a la figura de este autor que, reconoce Arroyo, «no está dirigido a un público masivo», pero que pretende «acercar la música antigua a la gente».

Los conciertos serán en el Auditorio Municipal de San Francisco, en el Palacio de Superunda Caprotti y en la Iglesia de San Juan Bautista.

Desde la organización insisten en que este evento «fusiona» la imagen de la ciudad y su rico patrimonio con la música de Luis de Victoria y que sus acordes «siguen estando de plena actualidad».

Hasta el sábado, Ávila sonará como en 1611

Cuatro conciertos y un curso de interpretación vocal conforman el programa de la V Edición de Abulensis, el Festival Internacional de Música surgido en 2012 con el objetivo confeso de resaltar la música de Tomás Luis de Victoria, el considerado mejor polifonista de la historia de la música.

Y que además era abulense.

En la edición de este año, el grupo residente es el británico Gothic Voices, que además de abrir los conciertos este miércoles 24 en el Monasterio de Santo Tomás, es el encargado del curso de interpretación vocal que se viene celebrando desde el martes y que cuenta con 60 matriculados, encuadrados la mayoría en várias agrupaciones musicales.

El trabajo de los alumnos se podrá escuchar el sábado 27 en la Iglesia de San Juan, fecha significativa ya que coincide con la de la muerte del músico abulense en 1611.

Y además, se hace en el templo donde se cree que fue bautizado ya que la casa familiar se encontraba en la próxima calle Caballeros.

El jueves 25 de agosto tocará el turno a la soprano Raquel Andueza (que hace doblete en Ávila ya que el sábado actúa en el Festival de Las Navas del Marqués) acompañada del tiorbista Jesús Fernández Baena.

Ambos formaron en 2010 La Galanía, un grupo especializado en música barroca.

Ese día estarán el el Palacio Superunda-Caprotti con un concierto que han llamado Roma 1600.

Inauguración del festival

Y el viernes 26 de agosto serán las voces de los noruegos Nordic Voices las que resuenen en el Auditorio Municipal de San Francisco en un concierto titulado ‘El pié en el estribo’.

El festival se inauguraba este martes 23 con el tradicional Preambulum en el Auditorio de San Francisco.

El director de Abulensis, Oscar Arroyo destacaba el incremento en la venta de entradas previas que ha provocado que el concierto de Raquel Andueza tenga ya todo “el papel vendido”, lo que además confirma “el hueco que poco a poco se está haciendo el festival entre el público especializado”.

No hay comentarios sobre “Ávila suena como en 1611”

Añadir un comentario.

Escribir un comentario