Adrian Willaert y la Escuela Veneciana

Adrian Willaert y la Escuela Veneciana

  • Comentar
  • Imprimir
  • Compartir

Adrian Willaert fue un compositor flamenco de música del Renacimiento, fundador de la Escuela Veneciana de música.

Fue uno de los más representativos miembros de la generación de compositores nórdicos que viajaron a Italia y trasplantaron allí el estilo polifónico holandés de la música franco-flamenca.

Nacido en 1490, probablemente en Brujas, aunque una fuente secundaria ha sugerido Roulers y fallece el 7 de diciembre de 1562.

Según su alumno Gioseffo Zarlino, el renombrado teórico musical de fines del siglo XVI, Willaert fue a París a estudiar leyes, pero en cambio decidió dedicarse a la música.

En París conoció a Jean Mouton, principal compositor de la capilla real francesa, y compatriota estilístico de Josquin Des Pres.

Alrededor de 1515 viaja por primera vez a Roma.

Se conoce una anécdota ilustrativa de la habilidad musical del joven compositor: Willaert se sorprendió de encontrar al coro de la capilla papal interpretando una de sus obras, seguramente el motete a seis voces “Verbum vonum et suave”, y mucho más sorprendido al enterarse de que lo atribuían a Josquin Des Pres, por entonces mucho más famoso.

Cuando Willaert informó a los coreutas de su error, parece ser que evitaron continuar cantando la obra.

Obviamente, el estilo temprano de Willaert es muy similar al de Josquin, con suaves polifonías, voces balanceadas y uso frecuente de la imitación.

En julio de 1515, Willaert ingresa al servicio del Cardenal Hipólito d’Este, en Ferrara.

Hipólito fue muy viajero, y Willaert lo acompañó a menudo a varios lugares, incluyendo Hungría, donde aparentemente permaneció entre 1517 y 1519.

Willaert, enseñado en París por Jean Moulin, discípulo de Josquin, primero fue a Roma en 1516, luego a Ferrara, tras lo cual entró al servicio del rey Luis II de Bohemia y Hungría.

Cuando el cardenal muere en 1520, entra al servicio del Duque Alfonso d’Este de Ferrara.

En 1522, obtiene un puesto en la capilla del Duque, donde permanece hasta 1525, hasta que ingresa al servicio de HIpólito II d’Este en Milán.

Uno de los principales logros, importante también para la propia historia musical del Renacimiento, fue ser seleccionado como maestro de capilla en la Basílica de San Marcos de Venecia, el 12 de diciembre de 1527.

Allí la música languidecía bajo su predecesor, Pietro de Fossis, pero la situación cambiaría rápidamente.

Es aquí donde Willaert comienza el empleo del denominado estilo policoral veneciano, técnica compositiva que formará escuela y heredarán más tarde los Gabrieli.

Aunque basado en los principios de arte contrapuntístico, Willaert pronto cayó bajo el influjo de la nueva tendencia, que se desarrollaba en Florencia y en otras partes de Italia, para hacer que el elemento armónico predominara sobre el melódico.

Como había dos lugares para el coro, uno a cada lado del altar mayor de San Marcos, y ambos tenían un órgano, Willaert dividió el cuerpo coral en dos secciones, y las usaba ya sea antifonal o simultáneamente.

Luego compuso y ejecutó salmos y otras obras para dos coros alternos. Esta innovación halló un éxito inmediato e influenció fuertemente el desarrollo del nuevo método.

Desde su nombramiento en 1527 hasta su muerte en 1562, Willaert mantuvo su puesto en San Marco.

Compositores de toda Europa llegaban a Venecia para estudiar con él, y sus requisitos eran altos, tanto para el canto como para la composición musical.

Durante su empleo anterior para el Duque de Ferrara, había adquirido numerosos contactos y amigos influyentes en toda Europa, incluyendo la familia Sforza en Milán. Sin duda ellos ayudaron a difundir la reputación de Willaert, produciendo la llegada de músicos extranjeros al norte de Italia

Fue uno de los compositores más versátiles del Renacimiento.

Escribió música sacra y profana en casi todos los estilos y formas existentes.

Sus obras guardan una estrecha relación entre texto y música; sus composiciones se adecuan a la acentuación, retórica y puntuación del texto.

No permitía que un silencio interrumpiese una palabra, y no establecía cadencias en las voces antes de que se completase el sentido textual.

Era aficionado a utilizar el cromatismo.

Las sílabas del texto aparecen impresas bajo las notas atendiendo a la acentuación latina.

Fue no menos distinguido como maestro que como compositor.

Entre sus discípulos están: Cipriano de Rore, su sucesor en San Marcos; Costanzo Porta; Francesco della Viola; Gioseffo Zarlino y los dos Gabrieli, Andrea y Giovanni.

Estos formaron la escuela veneciana.

Willaert dejó un gran número de composiciones—Misas, salmos, motetes, madrigales, para de cuatro a siete voces— conservadas en colecciones que datan de su época.

Fuente: Ecured www.ecured.cu/Adrian_Willaert

1 Comentario sobre “Adrian Willaert y la Escuela Veneciana”

  1. MIMO dice:

    COMO ERA SU FAMILIA

Escribir un comentario



  • Compositores

    Juan del Encina

    Juan del Encina Quizás si algún día buscando entre legajos encontramos alguna frase referida a Zerbantes, sonreiremos y seguiremos...

    julio 19th, 2018 | Leer más