Teatro y música antigua, con gusto a chocolate

Teatro y música antigua, con gusto a chocolate

  • Comentar
  • Imprimir
  • Compartir

Nos hacemos eco de este singular espectáculo literario-musical publicado en LosAndes.com, que recorre la historia del chocolate desde sus orígenes aztecas hasta la actualidad con los músicos Ramiro Albino, Griselda López Zalba y Gabriela Guembe.

Se trata del desarrollo de un programa, en este caso, de la música académica, que se amalgama a una geografía, aunque en profundidad esta propuesta extiende sus recorridos de forma más ambiciosa, más allá de la provincia, en un ida y vuelta desde la América precolonial a la Europa barroca para regresar otra vez a sus orígenes en el apogeo de los virreinatos.

Esta es la idea original del multifacético músico Ramiro Albino junto a Gabriela Guembe, creadores de este concierto que sigue, con letra y música, el camino de esta bebida de origen vegetal, el xocolatl venerado por los mayas, que luego fue saqueada por los españoles y atraviesa el Atlántico hacia los banquetes de las monarquías más poderosas del Viejo Continente, para, finalmente, luego de su manufacturación, se convierte en otra mercancía de exportación hacia América.

Del xocolatl al bombón suizo

“La ruta del chocolate, de cómo zarpó de las Indias y regresó a las Américas” -tal el nombre del espectáculo- entrelaza lo literario, el sabor, el aroma y los sonidos de este manjar en un mismo cóctel de sensaciones.

Por un lado, territorialmente viaja desde Nueva España, la Capitanía General de Guatemala, España, Francia, Inglaterra y el Virreinato del Río de la Plata; por otro, desde las palabras se recorren los textos alusivos del fray Bartolomé de las Casas, Bernal Díaz del Castillo, Alejandro Humboldt, hasta Gabriel García Márquez, Fernando Pessoa y Antonio Escohotado sincronizando linealmente con las partituras de Gaspar Fernández, Michel Lambert, Domenico Zipoli, Michael Farinel, Clemente Imaña y autores anónimos americanos y europeos, algunas piezas conocidas, junto con otras exóticas, de muy escasa audición.

“La llegada azorada y luego devastadora de los españoles a América, tuvo una razón -describe Ramiro- las inmensas riquezas de una tierra abundante y generosa.

Uno de los tesoros que de aquí se llevaron fue el xocolatl, el agua amarga que tomaban los dioses”.

-¿Cómo se despierta el interés en rastrear el repertorio que coincide con la ruta del chocolate?

Ramiro Albino: surge de una idea de Gabriela Guembe, quien vislumbró que la historia del chocolate y sus viajes podría ser la base de un posible concierto.

Me la contó hace unos cuatro o cinco años, y la dejamos reposando en una especie de “freezer de ideas” en el que guardamos proyectos y embriones de proyectos, a la espera del momento indicado para desarrollarlos.

En estos años fuimos alimentando de a poco esa idea: recordando autores y frases que hablaran del chocolate, buscando material y recetas, y teniéndolo presente.

Una vez que definimos cómo había sido esa ruta definimos quiénes seríamos los intérpretes del proyecto y una vez que eso estuvo listo nos juntamos a elegir músicas.

Algunas son nuevas, no las tocamos nunca, otras son favoritas que nos vinieron perfecto para este proyecto, como el air de cour “Vos mespris”, de Michel Lambert, que tocamos con Gabriela en Montevideo hace más de diez años y que quedó resonando en nuestra memoria hasta que encontrara su sitio en algún concierto.

También es siempre bienvenida el aria “Ad Mariam” de Domenico Zipoli, que hemos tocado muchísimas veces junto a la Capilla del Sol.

En síntesis: músicas que nos gustan y que sabemos que el público disfruta junto a obras nuevas en una amalgama que nos resulta muy grata.

-¿Y los compositores?

-La música de este concierto fue escrita por Gaspar Fernández, Clemente Imaña, Michael Lambert, Michel Farinel, Domenico Zipoli, y autores anónimos.

No son compositores muy conocidos, con excepción de Lambert y Zipoli.

Sin embargo sus músicas se adaptan perfectamente a nuestro recorrido y formación (un conjunto un tanto sui generis, aprovechando que Gabriela y yo podemos tocar varios instrumentos cada uno).

Entre los anónimos se encuentra una posible monja guatemalteca del convento de Santa Eulalia, que nos dejó un códice copiado a fin del siglo XVI, o un criollo que escribió las cachuas con las que cerramos el concierto (recopiladas por el Obispo Baltasar Martínez Compañón en la década de 1770).

También hacemos algo de canto gregoriano, música omnipresente en España y sus colonias, y hay un espacio para improvisar, como se hacía en la época, en este caso improvisamos sobre el bajo de la Romanesca.

Gaspar Fernandes (1566-1629) fue un organista, maestro de capilla y compositor portugués activo en las catedrales de Guatemala y Puebla.

Michel Lambert (1610 – 29 de junio de 1696) fue un maestro cantor francés, tiorbista y compositor del barroco.

Michel Farinel fue un violinista y compositor francés. Superintendente de la música y ballet de la corte española en Madrid (1679-1688).

Domenico Zipoli (Prato, Italia, 17 de octubre de 1688 – Córdoba, Argentina, 2 de enero de 1726) fue un compositor italiano del Barroco.

-¿Se seguirá una narración cronológica?

-Sí, el recorrido es cronológico. Textos y música van guiando al público por esa ruta imaginaria.

El espectáculo comienza con una crónica de Fray Bartolomé de las casas, donde narra el descubrimiento de América.

Nuestra ruta va luego de México a Guatemala, España, Francia e Inglaterra para terminar el recorrido en el Virreinato del Río de la Plata.

Es muy atractivo el repaso de narraciones históricas: de Fray Bartolomé de las Casas la “Brevissima relación de la destrucción de las Indias” (1552); de Bernal Díaz del Castillo: “Entrada de Cortés en México” (1570); Autores anónimos del Archivo de Sevilla (siglos XVII y XVIII); Gabriel García Márquez: “Cien años de soledad” (1967); Antonio de León Pinelo: “Questión moral si el chocolate quebranta el ayuno eclesiástico” (1636).

Próximos proyectos

Además de este concierto del chocolate, Gabriela Guembe formará parte del grupo de cámara especialmente creado para la ocasión en el segundo concierto de la temporada 2013 de los Doce Lius (mañana, en el auditorio Adolfo Calle).

El 10 de julio el ensamble barroco Violetta Club, del cual Guembe es integrante, estrenará un nuevo espectáculo llamado “Membra”, de Dietrich Buxtehude, con puesta de Federico Ortega Oliveras y acompañado de un coro que dirigirá Elisabeth Guerra.

De allí a las fechas del 22 al 26 de julio, donde Guembe y Albino darán un curso sobre barroco americano, en la Facultad de Artes y Diseño.

Escrito por Pablo Pereyra- ppereyra@losandes.com.ar para LosAndes.com

1 Comentario sobre “Teatro y música antigua, con gusto a chocolate”

  1. Alicia Lázaro dice:

    Qué bonito proyecto. No soy ninguna experta en el tema chocolatero, pero seguro que en algunos “guineos” españoles se menciona el asunto. Este, por ejemplo, de Jerónimo de Carrión (Segovia, 1660-1721). “Escuche lo neglo”, copla 6ª: Para haser la colasione / tanta de cosa le damo / y ya el agua calentamo / para chocolata bona / que lo inviala en galeona / la Birreya del Pirú / Zambacatú, zambacatú…
    Lo encontrais aquí: http://www.elargonauta.com/partituras-y-ediciones-criticas/jeronimo-de-carrion-calendas-el-tiempo-en-las-catedrales/978-84-923988-2-9/
    La grabación la distribuía Diverdi, así que lamentablemente no hay enlace. A ver si la cuelgo en Youtube.

Escribir un comentario



  • Compositores

    Juan del Encina

    Juan del Encina Quizás si algún día buscando entre legajos encontramos alguna frase referida a Zerbantes, sonreiremos y seguiremos...

    noviembre 27th, 2018 | Leer más