Música procedente de un Códice

Música procedente de un Códice

  • Comentar
  • Imprimir
  • Compartir

Desde el pasado mes de noviembre, España suma un total de once joyas de su patrimonio documental en el Registro de la Memoria del Mundo de la Unesco, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

Una de las últimas incorporaciones españolas ha sido el Códice Calixtino de la Catedral de Santiago y sus copias medievales.

El Códice Calixtino, robado a comienzos del julio del año 2012, de su lugar de custodia en el archivo de la Catedral de Santiago de Compostela y recuperado justo un año después, es uno de los manuscritos medievales más importantes del patrimonio archivístico español.

Su valor es triple: en cuanto obra de arte por las miniaturas que contiene y por la antigüedad del manuscrito, en cuanto texto histórico para el estudio de la música y las leyendas del siglo XII, y en cuanto texto simbólico para Galicia, para Santiago y para los miles de peregrinos que cada año hacen el Camino.

A mediados del siglo XII, el arzobispo Diego Gelmírez, que lo fue de la diócesis de Santiago entre 1100 y 1139, ordenó componer un libro en pergamino que contuviera todas cuantas noticias de interés se conservaran sobre el apóstol Santiago y su relación con Compostela.

——————————————

Yo creo que si hoy digo la palabra códice a muchos (tampoco es que sea un tema de tertulia en bares y cafeterías) le sonará al códice gallego.

No quiero dejar pasar esta oportunidad para traerte una música muy conocida que nos retrotraerá a la Edad Media.

El códice, cómo no, es el Códice Calixtino, esa obra medieval que ha estado envuelta en una rocambolesca historia de desaparición, aparición y demás cuestiones que mejor no mencionar ya que son una sorpresa detrás de otra.

En el siglo XII se redactó una obra titulada Liber Sancti Iacobi (es decir, “El libro de Santiago“).

De él se hicieron varias copias y la mejor conservada de ellas está actualmente en Santiago de Compostela dando contenido al llamado Códice Calixtino.

Se cree que el códice lo redactaron varias manos, siendo la principal la llamada por los eruditos “Scriptor I“.

Es una obra sobre el camino de Santiago con consejos, rutas, obras de arte del camino, etc.

Hay homilías, obras litúrgicas, milagros…

Es decir, todo un compendio medieval en torno a la peregrinación a Compostela.

La obra también contiene música.

Hoy día se ve en esas obras una influencia de la ya activa por la época Escuela de Notre Dame.

Todas las piezas (sobre todo conductus y órganum) son a dos voces pero hay una, a tres, especialmente conocida que es la que te traigo hoy y se titula Congaudeant Catholici.

Se trata de un himno que pasa por ser la única pieza a tres voces que se conserva de todo el siglo XII.

Se piensa que fue compuesto primero a dos voces, en posición de órganum, a las que posteriormente se le añadió una tercera voz, en posición de discantus, y que está notada en rojo.

Hay quien atribuye esta pieza al maestro de Notre Dame Albertus Parisiensis.

Aquí la tienes para que la disfrutes interpretada por el Ensemble Organum dirigido por Marcel Pérès.

EL CODEX CALIXTINUS Y LA HISTORIA DE LA MÚSICA

En el Códice Calixtino hay 22 composiciones polifónicas, estas piezas están englobadas en la primera época de la polifonía europea llamada Ars antiqua o Ars veterum que denomina la música realizada en Europa entre el 1170 y el 1310.

Esta escuela musical tiene como eje central lo que acabaría convirtiéndose en la escuela de Notre Dame.

Las creaciones son más elaboradas que las realizadas por la escuela de San Marcial de Limoges, por lo que aunque al principio se vinculo a esta escuela finalmente se consideraron más cercanas a lo que finalmente sería la escuela de notre Dame.

Las características principales del Ars Antiqua son el conductus y el organum.

En el conductus la voz principal es el tropo de la pieza polifónica, mientras que la voz organal es una melodía más o menos adornada en el registro agudo.

Estos tropos polifónicos a veces tienen forma responsorial, incluyendo después de cada estrofa un breve estribillo, como ocurre con el Congaudeant catholici.

Mientras que el organum consiste en una melodía gregoriana monódica (voz principal), a la que, en un momento dado, se añade una segunda voz (voz organal) que desarrolla una melodía larga y adornada.

Esta segunda voz puede estar al principio, en medio o hacia el final de la composición, pero generalmente termina con la melodía monódica.

El manuscrito conservado, hasta su desafortunado robo, en la Catedral de Santiago es el primer códice en el que se utiliza el término conductus y salvo algunas composiciones de abadías en Cataluña son las composiciones musicales más antiguas de la península ibérica.

La autoría de estas obras es discutida entre los investigadores, aunque la mayoría creen que fueron 16 los autores que participaron en la elaboración de las diferentes composiciones que aparecen en el manuscrito, entre ellos obispos y maestros musicales franceses, el propio Aymeric Picaud, presbítero de Parthenay, es uno de ellos, y al que se le atribuye la autoría del Códice y también una obra en el apéndice polifónico.

UNESCO

El registro Memoria del Mundo pasa a contar con 427 documentos y colecciones de los cinco continentes, conservados en soportes que van de la piedra al celuloide y del pergamino a la grabación sonora.

Esa lista del patrimonio documental vela por la protección de esos fondos y por su accesibilidad.

«En su labor de preservación del patrimonio documental y de la memoria, debe guiarse por el espíritu de diálogo, cooperación y mutuo entendimiento, construyendo la paz en las mentes de los hombres y de las mujeres»

No hay comentarios sobre “Música procedente de un Códice”

Añadir un comentario.

Escribir un comentario



  • Compositores

    Juan del Encina

    Juan del Encina Quizás si algún día buscando entre legajos encontramos alguna frase referida a Zerbantes, sonreiremos y seguiremos...

    noviembre 27th, 2018 | Leer más