Música Andalusí “Wallada bint al-Mustakfi” – Eduardo Paniagua

Música Andalusí “Wallada bint al-Mustakfi” – Eduardo Paniagua

  • Comentar
  • Imprimir
  • Compartir

Otra joya musical de Eduardo Paniagua, esta vez extraída de “Wallada & Ibn Zaydún” WALLADA (Córdoba 994-1077) e IBN ZAYDÚN (Córdoba 1003-1071) Un historia de amor y poesía.

Un proyecto discográfico que se basa en el canto de los poemas de dos autores cordobeses medievales con la música andalusí de su época, conservada en la tradición oral de las núbas andalusíes de Marruecos.

Con la adaptación de los poemas a melodías existentes y sustituyendo los textos anónimos por los de Wallada e Ibn Zaydún, se dispone de poesía y música del siglo XI con la técnica de “contrafacta”, utilizada en al-Andalus para tomar las más bellas melodías de su repertorio, readaptando nuevos versos, que se corresponden en rima y metro con los anteriores sustituidos.

Una auténtica maravilla…

WALLADA BINT AL MUSTAKFI o WALADA ALMOSTACFI también conocida simplemente con el nombre de WALLADA, nació en Córdoba en el año 994.

Fue hija del califa Omeya Muhammad Mustafkí.

Fue famosa por su gran talento poético y fue la más célebre de las escritoras andalusíes, pero de igual modo mujer de una belleza apabullante: hermosa figura, tez blanca, ojos azules, pelirroja… el ideal de la época.

Tras la muerte de su padre, al no tener descendencia masculina, Wallada heredó todos sus bienes, con apenas 17 años, prescindiendo de toda tutela masculina, abrió palacio y salón literario en Córdoba, donde ofrecía instrucción en la poesía y el canto a hijas de familias poderosas y acaso instruía a esclavas en la poesía, el canto y las artes del amor.

Al cabo ella era hija de Amin Am, una esclava cristiana enviada a cultivarse a Medina, y su nodriza y maestra fue la esclava negra Safia.

Entre sus alumnas destacó Muhya Bint Al Tayyani, una joven de condición muy humilde (hija de un vendedor de higos) a la que acogió en su casa y que terminó denigrándola en crueles sátiras.

Su posición privilegiada en lo social le da un carácter excepcional, aunque la personalidad de Wallada, sensible y refinada, hubiese destacado de todos modos, ya que Wallada era la mujer más culta, famosa y escandalosa de Córdoba.

Se paseaba sin velo por la calle y, a la moda de los harenes de Bagdad, lleva versos suyos bordados en la orla de su vestido o en túnicas transparentes.

La leyenda dice que en el lado izquierdo rezaba:

“Estoy hecha, por Dios, para la gloria,
y camino, orgullosa, por mi propio camino.”

y en el derecho:

“Doy gustosa a mi amante mi mejilla
y doy mis besos para quien los quiera”.

Apenas se conservan nueve poemas suyos, de los cuales cinco son satíricos, se ha visto rodeada de una cierta fama de atrevida y mordaz.

Además algunas alusiones un poco subidas de tono, en sus versos, seguramente unidas a las represalias de sus enemigos, motivaron que pasara a la historia como inmoral y libertina, a lo cual contribuye el hecho de que no se casó nunca, y se le conocieron varios amantes.

A los 20 años conoció al hombre que marcó para siempre su vida. Fue en una noche de fiesta poética, jugando a completarse poemas según la costumbre cordobesa de entonces.

Su historia de amor y desamor con Ibn Zaydum (noble de excelente posición, con gran influencia política y el intelectual más elegante y atractivo del momento) se convirtió en una leyenda.

Fue el choque de dos vanidades literarias, en la que ella tomó la iniciativa Tras unos amores estrepitosos, apasionados, públicos y versificados, pronto se rompió el idilio.

De esta relación nacieron varios de los poemas que se conservan de ella.

Poemas que tuvieron la misión de ser cartas entre los amantes, dos expresan los celos, la añoranza y los deseos de encontrarse; otro, la decepción, el dolor y el reproche; cinco son duras sátiras contra su amante, al que reprocha entre otras cosas tener amantes masculinos, y el último alude a su libertad e independencia.

Cuando rompió su relación con Ibn Zaydum, se hizo amante del hombre fuerte de Córdoba, el visir Ibn Abdus, rival político y enemigo personal de Ibn Zaydun, al que privó de sus bienes y acabó metiendo en la cárcel.

En esa época de cautiverio físico y amoroso escribió Ibn Zaydun sus poemas más famosos.

Pero Wallada no quiso volver a verlo. Eso es lo que creó realmente la leyenda. Ibn Zaydun, tras recobrar la libertad, recorría de noche los palacios arruinados de Medina Al Zahara, símbolos de una pasión destruida. Cuenta la leyenda que toda Córdoba lo vio errante y ojeroso, enfermo de amor, y supo de sus poemas sumisos, implorando el perdón que nunca le fue concedido.

Arruinada en su fortuna y su crédito, Wallada recorrió la España de los reinos de Taifa, quizá también la cristiana, exhibiendo su talento y acaso otorgando sus favores, pero siempre volvió a Ibn Abdús, en cuyo palacio acabó viviendo aunque sin casarse con él y bajo cuya protección le sobrevivió, siempre altiva y hermosa, hasta cumplidos los 80 años.

Muere el 26 de marzo de 1091, día en que los almorávides entran en Córdoba.

Cuando caiga la tarde,
espera mi visita,
pues veo que la noche es
quien mejor encubre los secretos;
siento un amor por ti,
que si los astros lo sintiesen
no brillaría el sol,
ni la luna saldría y las estrellas
no emprenderían su viaje nocturno.

Intérpretes: Eduardo Paniagua & El Arabi Sergheni

Este CD se puede adquirir en PneumaPaniagua

2 Comentarios sobre “Música Andalusí “Wallada bint al-Mustakfi” – Eduardo Paniagua”

  1. Isabel Susana Gamarra dice:

    una belleza!!

  2. Mary Lawlor dice:

    Alguien conoce la identidad del imagen de portada?

Escribir un comentario sobre Mary Lawlor



  • Compositores

    Juan del Encina

    Juan del Encina Quizás si algún día buscando entre legajos encontramos alguna frase referida a Zerbantes, sonreiremos y seguiremos...

    noviembre 27th, 2018 | Leer más