Matías Navarro. El compositor olvidado.

Matías Navarro. El compositor olvidado.

  • Comentar
  • Imprimir
  • Compartir

Pocos han sido quienes, interesados por la obra musical de este compositor que vivió a caballo entre los siglos XVII y XVIII, han tratado de recuperar sus composiciones a través de la investigación y la interpretación.

Matías Navarro, ”natural de la Villa de Elig (sic)”, pasó sus años como maestro de capilla de la Catedral de Orihuela, a la que entraría como cantor el 13 de diciembre de 1678. Así, según reflejan las actas capitulares de Orihuela, fue admitido en los ”percaços de cor” Matías Navarro, tiple.

Hijo de Luis Navarro, músico de Santa María de Elx, fue nombrado en 1686 maestro de capilla de ésta para preparar la inauguración de la nave central del nuevo templo y las representaciones de la Festa (Misteri d’Elx): ”...que nomenen per Mestre Capella a Maties Navarro, fill de Luis Navarro” (Llibre de la fàbrica de Santa Maria de Elig, 1-IX-1686). De la relación de Navarro con el Misteri d’Elx sabemos, gracias a las investigaciones de Juan Pérez (PÉREZ BERNÁ, J. (2007), La Capilla de Música de la Catedral de Orihuela: las composiciones en romance de Mathias Navarro, Universidad de Santiago de Compostela), que [...] una vez instalados los cultos en el nuevo templo el maestro de capilla debía contribuir a Posar el ministeri de la festivitat de Nostra Senyora en bona forma si pot ser amb músics de la terra. Las palabras de este acuerdo dejan constancia que entre 1673 y 1686 el Misteri había sufrido una notable alteración debido a su traslado a otro templo y de la precariedad económica. Se precisaba por tanto, un maestro de capilla hábil en la dirección e interpretación de la capilla para devolver a la Festa su antiguo esplendor. [...] Navarro aseguraba una vinculación afectiva con la villa y con la capilla, donde se había desarrollado su infancia e iniciado su trayectoria musical. (Op. cit. pg. 175).

En 1692 marcharía de nuevo a Orihuela dejando en su cargo de Elx a Mossèn Gregori Brufal. Pocos años después empezará a ejercer como maestro de capilla en Orihuela, sucediendo a Gerónimo Comes (sobrino de Joan Baptista Comes) después de que éste muriera.

Además de todas las obras compuestas por Navarro, en marzo de 1714 el cabildo le pedía que compusiera ”música par todos los instrumentos con el clavicordio” que poseía la catedral, y cuyo cuidado correspondía al organista José Gil, música no localizada actualmente.

El 7 de marzo de 1727 murió Matías Navarro, después de ocupar su cargo durante más de 30 años. El 27 de abril del mismo año el cabildo acordó gratificar con 100 libras a su hermano, Luis Navarro, ”músico de baxon de esta Santa Iglesia”, por haber cedido a la catedral ”…diferentes primorosos papeles de música nueva, trabajada por el Lic(encia)do Matías Navarro, Maestro de Capilla, su hermano”.

El archivo musical de la catedral de Orihuela conserva casi 400 composiciones de Matías Navarro, que constituyen sin duda la representación más numerosa entre la obra de los sucesivos maestros de capilla. Más de dos tercios de esta voluminosa colección son obras con texto castellano y, de entre éstas, la mayor parte son para una o dos voces solitas. Todos los textos son de carácter religioso, muchas veces entremezclando de una forma metafórica el sentido de lo humano y lo divino, y por lo general de una belleza más bien propia del siglo que le precede. La relación entre el texto y la música denota la característica barroca que identifica a Matías Navarro, encontrando innumerables ejemplos en los que la música está en función del texto y evidenciándonos la influencia que en el villancico español de la primera mitad del siglo XVIII tuvo la música teatral.

Por último, no podemos dejar de mencionar brevemente otro aspecto importante que confirma esta música como perteneciente a la más innovadora vanguardia de su época: el empleo desenvuelto de tonalidades como do menor, la mayor o mi mayor. Evidentemente Matías Navarro no quedaría desconcertado ante un papel con ”sustenidos y bemoles” como, según Gaspar Sanz, sucedía pocos años antes a los músicos españoles cuando intentaban tocar las ”sonadas cromáticas de biolines que vienen de Italia”.

En 1992 Capella de Ministrers rescataría las olvidadas particellas de este compositor barroco: Matías Navarro: Cantadas a solo, dos y tres voces con instrumentos. Un disco que deja constancia de la singularidad de estas composiciones que quedaron olvidadas en el tiempo. En el siguiente link encontraréis más información al respecto así como otra rescatada fotografía histórica de la grabación: http://www.capelladeministrers.es/index.php/discografia/51-matias-navarro.html

No hay comentarios sobre “Matías Navarro. El compositor olvidado.”

Añadir un comentario.

Escribir un comentario