La zanfoña, esa gran desconocida

La zanfoña, esa gran desconocida

  • Comentar
  • Imprimir
  • Compartir

Escrito por Marta Sacri|

Del lat.symphonĭa, instrumento musical.

f. Instrumento musical de cuerda, que se toca haciendo dar vueltas con un manubrio a un cilindro armado de púas.

Definición de la Real Academia Española de la Lengua.

MAL. Mal, mal, mal.

La RAE define así al instrumento medieval conocido como la zanfoña, aunque ellos no saben que lo que están definiendo es un organillo.

En cierto modo, se puede excusar cuando nos percatamos de que a pesar de encontrar zanfoñas en todas partes ( tapices, cuadros, murales, esculturas, partituras etc.), en nuestro país poca gente la conoce.

Ciertamente su origen es algo confuso, pero allá por los siglos IX y X ya se oía hablar de un instrumento llamado organistrum.

Se caracterizaba principalmente por tener una rueda que, mediante la acción de giro, frotaba las cuerdas generando un sonido contínuo, a su vez, la existencia de un teclado que pulsaba la cuerda, hacía que se pudiera tocar simultáneamente una melodía.

La mayoría disponía de tres cuerdas: una cantora que tocaba la melodía principal y dos bordones, que hacían los acompañamientos.

Este gran cordófono frotado era usado para componer o como acompañamiento de la música sacra, ya que su sistema mecánico era complejo de fabricar y este era difícil de tocar, es más, se necesitaban dos personas para hacerlo, una para girar la manivela y otra para pulsar las teclas.

Se encuentra presente en numerosas fachadas de iglesias románicas, sobretodo españolas, como es el caso del famosísimo Pórtico de la Gloria de la Catedral de Santiago de Compostela.

El gran número de representaciones del instrumento da que pensar acerca de su importante papel en la época medieval.

Debió de ser que un buen día tanto monjes como artesanos se dieron cuenta de que el instrumento no era rentable a pesar de su magnífico sonido, a si que decidieron transformarlo en aquello que recibiría el nombre de Sinfonía.

No tan solemne como su predecesor, pero sí más práctico, tenía forma rectangular y un tamaño mucho menor, conseguido gracias a la eliminación de la caja de resonancia independiente, ahora convertida en tapa del teclado.

Por lo demás, se parecía mucho a su progenitor: manivela, clavijas para afinarse, un puente, cuerdas, la rueda…

Aún así, la zanfona, zanfoña, zanfonía o como queráis llamarla, tal y como la conocemos ahora, no surge hasta el siglo XVI.

Su estética mejora, transformando su forma hasta conseguir un fondo curvo de laúd, de pera o incluso de guitarra.

Se convirtió en un instrumento muy popular durante el Renacimiento, acompañado casi siempre de la gaita.

En esta época se añadió el “perro”, puente asimétrico que se coloca bajo el bordón y que sirve para hacer ritmos.

Cuando la rueda gira a una velocidad determinada, este puente se levanta y roza la superficie de la tapa, creando así un nuevo sonido.

Es posible que este mecanismo fuera adaptado de la tromba marina.

Para finales del siglo XVII, este instrumento había perdido su popularidad, quedando relegado a un segundo plano.

Sin embargo, era tremendamente usual encontrar zanfonas entre las clases más bajas de la población, siendo la figura del ciego tocando la zanfoña una de las más conocidas en la pintura barroca europea.

El rococó francés la devolvió su merecidísima fama y se modificaron de nuevo tanto su forma como su mecanismo para adaptarlo al gusto de la nobleza francesa ilustrada, incluso el filósofo Rousseau tocaba el instrumento.

Ahora contiene dos cuerdas cantoras y cuatro bordones afinados en distintas notas para poder cambiar su afinación con mayor facilidad.

También en esta época su uso se extendió por los países del Este de Europa y, hoy por hoy, la zanfona se encuentra entre el abanico de instrumentos tradicionales eslavos en regiones como Ucrania o Hungría.

Sea como fuere, poco a poco volvió a quedarse en segundo plano hasta casi su extinción.

En la actualidad es un instrumento muy poco conocido a nivel global.

Una de las teorías de su casi desaparición es que es un instrumento tanto difícil de tocar como complejo de afinar y cuidar, pero por su sonido merece la pena.

Funcionamiento

La zanfoña es un instrumento muy particular, contiene una manivela que hace girar una rueda enresinada, tapada por el puente y situada en la caja de resonancia del instrumento.

Agarradas mediante un puente trasero y un tensor, las cuerdas, que deben llevar un poquito de algodón cerca del contacto con la rueda, llegan hasta el clavijero.

Por el camino, se encuentran encerradas dentro de la caja del teclado, que funciona mediante espadillas.

Cuando se pulsa una tecla, las espadillas se apoyan sobre esta y la mueven provocando un nuevo sonido, algo así como unos trastes móviles.

No he especificado bien antes, pero necesitamos hacer girar esa manivela para crear el sonido de bordón (sonido continuo).

Los bordones son aquellas cuerdas que se sitúan a los lados de la caja del teclado y pueden estar sujetas mediante un perro, cuyo mecanismo he explicado antes.

A partir de aquí, cada zanfona dispone de características diferentes: dos, tres o cuatro bordones o cantoras, trompetas, cuerdas simpáticas, un dibujo de un árbol, colores variados, lo que sea.

También existen zanfonas electroacústicas y eléctricas y sus medidas varían según el luthier.

Constructores de este tipo de instrumentos pueden ser Jesús Reolid; Gotschy, luthier de las zanfonas de Anna Murphy, o Rebollo.

Escrito por Marta Sacri
Más información en Zanfona.com

8 Comentarios sobre “La zanfoña, esa gran desconocida”

  1. Chris Beynon dice:

    She llama en inglés “hurdy-gurdy”, una precious palabra. :-)

  2. Chris Beynon dice:

    Se llama en inglés “hurdy-gurdy”. Una preciosa palabra. :-)

  3. Segun mi opinion, creo que es el instrumento que mejor representa a la música medieval

  4. La tía de Marta, la toca, en un grupo de Burgos

  5. Sandro Montali dice:

    Hola, me llamo Sandro Montali, y les escribo desde Argentina. Mis estudios se basan en musica medieval española, y estoy tratando de conseguir una ZANFONA. De este lado del Atlantico es casi imposble acceder a una, por eso estroy pidiendo a aquellos que me puedan ayudar, enviarme un plano e instrucciones para construirla. Les agradeceria mucho. Mi email es:
    smontali@yahoo.com.ar
    Desde ya muchas gracias a quien lea este mensaje y me ayude.
    Profesor Sandro Montali

Escribir un comentario sobre Boris Bobrow



  • Compositores

    Juan del Encina

    Juan del Encina Quizás si algún día buscando entre legajos encontramos alguna frase referida a Zerbantes, sonreiremos y seguiremos...

    noviembre 27th, 2018 | Leer más