La reelaboración como eje de «La Tempestad»

La reelaboración como eje de «La Tempestad»

  • Comentar
  • Imprimir
  • Compartir

La Tempestad», agrupación residente en el Auditorio y Centro de Congresos Víctor Villegas (Murcia), fue el plato fuerte de la programación del Festival Internacional de Música Antigua de Gijón.

Tras su participación en la sección «festival activo» el viernes, con un recital para enfermos de Alzheimer en el patio interior del Antiguo Instituto (acto que estuvo coordinado por Patxi del Campo, miembro fundador del Comité Europeo de Musicoterapia y director del Instituto de Musicoterapia ReCreArte), la formación presentó en el Jovellanos el sábado un programa basado, en gran parte, en las sinfonías «londinenses» de Haydn.

Este proyecto, coproducido por la Consejería de Cultura de la Región de Murcia y el Festival de Música Antigua de Aranjuez, se publicó en una integral de 4 CD en 2009, coincidiendo con el 200 aniversario de la muerte del compositor.

Su interés historicista les llevó a revisar las adaptaciones camerísticas realizadas por el violinista y empresario John Peter Salomon, con plantilla de dos violines, viola, violonchelo, contrabajo, flauta y fortepiano (instrumento de teclado que incide en la posibilidad dinámica de la interpretación, siendo un antecedente directo del piano actual).

Así, la formación liderada por la pianista Silvia Márquez, ofreció sendas interpretaciones de dos de las sinfonías de Haydn más populares, la Nº 101 («El reloj») y la Nº 104 («Londres»).

Previamente y con una formación reducida, la agrupación interpretó el Concierto Nº 1 para fortepiano en Re Mayor KV 107, de W. A. Mozart (sobre un arreglo de la Sonata para teclado Nº 2, Op. 5, de J. Ch. Bach).

La extraordinaria coordinación de los instrumentistas y el elevado rango de expresividad transmitido en la interpretación fueron muy palpables, como así reflejó una no muy abundante -aunque sí entregada- audiencia.

El notable trabajo en los cursos, la buena gestión y la representación nacional e internacional ha caracterizado al Festival de Música Antigua de Gijón desde su creación en 1998, a cargo del gijonés Carlos González Marcos (hoy director artístico del Mare Musicum -Festival de Música y Danzas Antiguas de Roquetas de Mar, que ya cuenta con dos ediciones en su haber-).

En la presente edición, con Aarón Zapico al frente (miembro de Forma Antiqva, además de fundador y director artístico de la Academia de Música Antigua de Gijón), se propusieron nuevas vías de acercamiento del público a estos repertorios (conciertos en café-teatro, festival joven, actuaciones benéficas para colectivos desfavorecidos, propuestas interdisciplinares), destacando el primer Concurso Internacional de Música Antigua realizado en España.

Manteniendo los criterios de diversificación característicos de la programación del FIMAG, la selección de este año integró sobre todo representantes nacionales (haciendo especial énfasis en los artistas asturianos), con un interés marcado en el repertorio Barroco, aunque también hubo espacio para programas medievales o renacentistas.

Confiemos en que la buena labor de Zapico se pueda ir madurando y llevando a cabo en años venideros, integrando líneas cultivadas por González Marcos como los intercambios culturales de España con otros países o la interrelación con géneros académicos y populares afines.

Escrito por: EDUARDO G. SALUEÑA

Web oficial de La Tempestad

No hay comentarios sobre “La reelaboración como eje de «La Tempestad»”

Añadir un comentario.

Escribir un comentario



  • Compositores

    Juan del Encina

    Juan del Encina Quizás si algún día buscando entre legajos encontramos alguna frase referida a Zerbantes, sonreiremos y seguiremos...

    noviembre 27th, 2018 | Leer más