La flauta de plástico: “un engendro maligno con pésimos resultados sonoros y musicales”

La flauta de plástico: “un engendro maligno con pésimos resultados sonoros y musicales”

  • Comentar
  • Imprimir
  • Compartir

Interesante artículo escrito por Alba Berdiel, titulado El desconocimiento sobre la flauta de pico, que quiere poner de manifiesto la importancia de utilizar instrumentos de calidad y demostrar que detrás de un instrumento aparentemente simple como la flauta, se puede ver la gran complejidad que entraña y la riqueza de su repertorio y de su historia…

…Muchas veces las personas que estudiamos la carrera de flauta de pico nos encontramos con ciertos tabúes y opiniones preconcebidas respecto a nuestro instrumento.

Nos topamos con preguntas como: “Ah, pero ¿la flauta de pico es una especialidad? ¿La del cole?”.

Se podría pensar que esta frase puede estar en boca de una persona que no entienda mucho de música o viva alejada de la influencia de músicos y conservatorios.

Sin embargo, esta frase se oye indistintamente entre no músicos y personas que dedican su vida a la música.

Más de un compañero del conservatorio se mira extrañado (y ésta es una de las razones por las que escribo este artículo, además del desconocimiento del instrumento por parte del público general) ante la afirmación de que sí, la flauta de pico es un instrumento como otro cualquiera, que tiene un extenso repertorio que abarca al menos seis siglos de historia y cuya dificultad no es, ni de lejos, la que la mayoría asocia con la “flauta del cole”.

Se pueden enumerar muchas razones por las que la flauta de pico parece estar infravalorada en algunos contextos respecto a otros instrumentos.

La primera de todas no debería sorprendernos, es el primer contacto que tiene la mayoría de la gente con este instrumento.

Sí, esa flauta soprano de plástico, acompañada de un estuche verde y con una varilla negra en cuyo extremo hay una especie de espumilla verde que parece servir para limpiarla.

Puede suponerse que si un instrumento puede aprenderse en el colegio, a tan temprana edad, es por tanto fácil.

Sin embargo, ha de considerarse que esta flauta de plástico es un producto industrial contemporáneo, un “engendro maligno, producto residual de la Revolución Industrial y el capitalismo, fabricado en plástico con pésimos resultados sonoros y musicales, y concebido para su producción en masa y el enriquecimiento multimillonario de un empresario probablemente sordo y amoral”, según Vicente Parrilla, que nada tiene que ver con las versiones históricas del instrumento construidas por lutieres artesanos en una tradición ininterrumpida desde, al menos, el siglo XIV hasta el XVIII, y que vuelve a resurgir en el siglo XX.

La flauta plástica versión colegio es un juguete fácil de adquirir, muy económica y, además, para un niño no resulta difícil sacarle sonidos (aleatorios), de ahí que esté tan extendida en los colegios.

Con la flauta de la izquierda vemos cuál es la imagen que se viene a la cabeza cuando gran parte de la gente piensa en nosotros:

Las fábricas producen hoy millones de reproducciones en plástico de nula calidad que aun permitiendo la emisión de sonidos (de afinación aleatoria, eso sí), ser asequibles y fáciles de transportar (¿quién quiere cargar aún más la mochila de un niño?), no se adecuan ni siquiera para una enseñanza escolar, ya que simplemente no funcionan bien, no están afinadas ni adaptadas para niños.

“Que sean asequibles, ligeras y puedan producir sonidos indeterminados no significa que sirvan para la enseñanza escolar.

Los escolares deberían usar un instrumento bien diseñado y con un funcionamiento correcto, de igual forma que, por ejemplo, el bus escolar que los transporta debe cumplir la normativa de seguridad, y el menú escolar debe adaptarse a las necesidades nutricionales y buscar una dieta sana y equilibrada” (V. Parrilla).

La superabundancia de estos especímenes y la relativa escasez de flautistas de pico profesionales hacen que no se conozca la gran cantidad de tipos y modelos de flautas históricas que existen.

El caso contrario a las multinacionales que fabrican en serie usando moldes y resina o plástico son los constructores que realizan sus flautas a mano, siguiendo una tradición artesanal que se remonta, al menos, hasta la Edad Media, y produciendo un número muy reducido de ellas, pero en muchas ocasiones de una calidad inigualable y con un cuidado extremo.

La construcción de una flauta no es precisamente un trabajo fácil, al contrario de lo que podría pensarse. Un caso, entre otros, sería el de Bob Marvin.

Bob es uno de los mejores constructores de flautas del momento, vive casi incomunicado en Canadá, y por suerte, nuestro conservatorio tiene el privilegio de contar con un consort de flautas renacentistas suyas, que nos permite aprender a tocar con unos instrumentos de máxima calidad y con los que pocos centros de enseñanza del mundo tienen la suerte de contar.

Éste es también un aspecto que nos perjudica, ya que en los propios conservatorios las flautas con las que se cuenta normalmente no son las que se necesitan para una enseñanza profesional o superior.

Muchas veces son flautas de plástico o del lutier que ofrecía mejores precios, y son instrumentos que no cumplen los requisitos necesarios, y más que servir como una herramienta en la enseñanza hacen que los alumnos desaprendan o aprendan mal por no tener la calidad ni ser el tipo de instrumento requerido para una enseñanza profesional.

Otro de los aspectos que hace que la flauta de pico pase desapercibida e incluso ignorada es el no ser un instrumento sinfónico, al igual que el resto de instrumentos de música antigua, aunque siendo más grave el caso de la flauta de pico al no tener una versión moderna orquestal, como ocurre con casi todos los demás instrumentos (por ejemplo, la flauta travesera, el oboe, el violín, etc).

Conocemos de memoria los integrantes de una orquesta, y vemos que en ella no se nos encuentra por ningún lado.

De esta manera se tienen más en mente los instrumentos que la forman.

Son las agrupaciones que más estamos acostumbrados a escuchar y que en más carteles podemos encontrar hoy en día, y es que el mundo de la flauta de pico es realmente pequeño.

Por cada flautista de pico en el mundo hay millones de otros instrumentistas como violinistas, pianistas, cellistas…

La flauta no tiene un sonido tan potente como lo puedan tener otros instrumentos y para lograr pianos y fortes requerirá de técnicas de articulación y digitaciones alternativas para obtener el mismo sonido a distintas dinámicas, pero siempre afinado.

Vemos que, contra todo pronóstico, el sólo soplar nos es totalmente insuficiente en la flauta si no lo acompañamos de otras muchas técnicas que ayudarán en la interpretación de la obra y la calidad del sonido.

Esto es sólo un atisbo de las dificultades que realmente entraña la flauta de pico, algunas de las cuales no tienen otros instrumentos, ya que su estructura les permite suplirlas mediante llaves u otros métodos.

Realmente, el mundo de la música antigua, y en particular el de la flauta de pico, es muy reducido.

Falta mucha labor de divulgación, expansión y de dar a conocer los distintos modelos de flauta que existen (históricos y modernos) al público, porque, no nos olvidemos, otros intérpretes sólo necesitan un modelo de su instrumento, sin embargo en el campo de la flauta de pico, un instrumento presente en la historia de la música occidental como mínimo desde el medievo, cada intérprete debe tener varias flautas para poder tocar en determinadas afinaciones o ya no sólo por eso, sino que dependiendo de la época de la obra que se toque se necesita un modelo u otro.

De esta manera vemos que los intérpretes necesitan una gran versatilidad y flexibilidad para poder tocar varios modelos con características, digitaciones y afinaciones distintas.

Descubrimos así que hay muchos hechos circunstanciales que han hecho que la flauta se considere a veces en un plano inferior a otros instrumentos, desde algunas de sus características específicas, no siempre las más adecuadas en todas las épocas, hasta aspectos pasajeros como simples modas o los cambios en el tamaño de las salas de concierto, que comienzan a aumentar considerablemente ya desde el siglo XVII con el nacimiento de la ópera y siguen haciéndolo hasta hoy en día para acoger a las orquestas sinfónicas.

Sin embargo, las apariencias engañan, y a poco que nos asomemos a su historia descubriremos que detrás de un instrumento aparentemente simple nos encontramos con la gran complejidad que entraña y la riqueza de su historia…

Texto extraído de FlautadePico.consev.es…

Podéis leer el artículo completo en El desconocimiento sobre la flauta de pico

Artículo complementario sobre modelos de flauta dulce de plástico recomendados

86 Comentarios sobre “La flauta de plástico: “un engendro maligno con pésimos resultados sonoros y musicales””

  1. Isabel Troya dice:

    Por fin! Que ganas tenía de oírlo!

  2. Mi primera flauta fue así . Lo que hizo que yo no odiara la música ni aquella monja que me gritaba y me hacía llorar en el colegio es que luego cuando volvía a mi casa no leía las partituras si no que tocaba la música que me gustaba de oído con la flauta . con los años me compré algo mejor pero yo no lo llamaría engendro maligno . Es algo que permite a las personas sin medios económicos acercarse a la música .

    • Depende de qué flauta de plástico se use. Una cosa es una comprada en los chinos y otra una Yamaha, por ej. y efectivamente, como dice Merche, sirve para acercar a la música a todas las personas. Sobre todo porque con la flauta de pico los niños “hacen” música más rapidamente que con otros instrumentos. Soy docente de música desde hace muchíííííísimos años (en colegios y privadamente) y estoy requetefeliz por los éxitos obtenidos (alumnos que ahora son estupendos músicos o simplemente formidables melómanos).

    • jorge gonzalez dice:

      ESTOY DE ACUERDO CONTIGO. LA FLAUTA DULCE NO TIENE NADA DE DIABÓLICO., LO QUE PASA ES QUE EN LOS COLEGIOS SOLO ENSEÑAN UNA QUE OTRA MELODIA, CASI TODAS SENCILLAS Y NO PASAN DE AHÍ. ES POR ESO QUE EL ALUMNO NO LE TOMA IMPORTANCIA Y CRECEN CON ESE TABÚ DE QUE LA FLAUTA NO SIRVE PORQUE SE TOCAN SOLAMENTE MELODIAS SENCILLAS QUE HACEN QUE EL ESTUDIANTE NO PASE A OTRO NIVEL DE ESTUDIO. YO HE VISTO COMO PERSONAS COMUNES HACEN DE UNA HOJA DE CUALQUIER ÁRBOL UN INSTRUMENTO QUE PRACTICAMENTE NADIE PUEDE TOCAR HACIENDO DE ELLA MÚSICA DE EXELENCIA Y NO POR ESO EL INTERPRETE VA A SER UN MAL MÚSICO.

  3. pido opinion ¿seria mejor usar un tin whistle?

    • el tin whistle es diferente, tiene 6 agujeros y no es cromático , te limita. necesitas varios tin whistles para tocar en todos los tonos.

      • Javier C. dice:

        Llego con seis meses de retraso a los comentarios.

        (Entiendo que el grueso de esta polémica es el uso de flautas baratas en la enseñanza OBLIGATORIA -sin régimen especial y sin pruebas de ingreso-).

        En resumen, no sería mejor ni peor: sería diferente.

        Si eres maestro en el norte, puede que hasta el whistle resulte más motivador para los escolares allí, acostumbrados a verlo en la música folk (no he dicho celta).

        El whistle Generation es el más fácil de conseguir. Cuesta unos 7 euros. A partir de aquí, ya cuenta las ganas que tengas de trabajar gratuítamente, calentarte la cabeza, hacer la revolución, montar una “quijotá”, pelear por tu honrilla….

        El whistle no es cromático: sí, no es cromático. Pero en educación secundaria REAL nunca pasarás de dos alteraciones… la verdad es que apenas si trabajas una… o ninguna, y NO PORQUE EL DOCENTE NO SEPA DIGITARLAS.
        En primaria, ni te cuento.

        El whistle no es afinable: cierto, de fábrica, los whistles baratos no son afinables. Y aquí empieza tu trabajo “extra”. Hay suficientes tutoriales en internet sobre como separar la boquilla plástica del tubo metálico sumergiéndola en agua caliente, de manera que puedas regular el largo del tubo sonoro. Hazlo con 25 whilstles. (Aunque podrías echar un vistazo al whistle plástico de Thomman en la Thomman…).

        Sin tratarlo como traspositor, usando el whistle en re, prácticamente estás utilizando la digitación abierta que funcionaría como la alemana de Harlan para flauta dulce, sin tener en cuenta el meñique izquierdo. En cuanto a repertorio, realmente en la enseñanza obligatoria tienes tocar melodías sencillas: puedes echar mano de folk tradicional (obedeciendo a las recomendaciones didácticas oficiales, como seguramente hacía el inefable Don Cipriano, puedes tocar repertorio “celta” pop (vale: he usado la palabra), y puedes tocar folk irlandés -o normando… -.

        Y sin polemizar en crans, rolls y cuts de un lado, o en el depurado debate e interpretación de que a qué punto de articulación correspondían las sílabas onomatopéyicas que aparecen el el Ganassi… En la obligatoria se prucura que “toquen”,
        que “toquen”,
        que “hagan sonar”.
        Y en la realidad auténtica, va a tener más éxito montar el poliritmo de Paula Rojo con vasos de plástico que cualquier brillantez hecha con flautitas, o con las flautazas de B. Marvin, o con la superflauta Mollenhauer esa que se enchufa a un ordenador. Y mucho más popular resultará enseñarles a hacer quintas metaleras en guitarra overdrive…. pero claro, hablaríamos de que no se puede comparar una Fender-Fender con una squire asíática, dónde va a parar…

        Vuelvo a resumir.

        Si estás en la obligatoria, cualquier cosa.

        Porque hagas lo que hagas, para los profesionales sólo serás un diletante. Consuélate pensando en la mirada condescendiente que los traveseros les dedican a los flautistas de pico.

        … Y por cierto, desde la perspectiva que me conceden más de 20 años chapoteando en esta guerra, no en las trincheras como los de secundaria, sino en tierra de nadie -que soy de primaria- digo:

        - Calzad primero mis zapatos, y ENTONCES decidme cómo debo caminar.

        - En otros sitios no sé, pero en mi zona de Andalucía, tenemos instrucciones de NO PEDIR MARCAS en el material escolar. Y tenemos muchos ojos supervisando que parecen desear que metamos la pata y hagamos una recomendación -al menos- inadecuada. Así que, se acabó la discusión.

        - Y la bergamota aporta un matiz fenomenal si estás en el ambiente correcto pero en el bar del pueblo, “el Gintonic es, de toda la vida, Rives con ginebra, *********”.

        Y no cito al Pérez Reverte, que cito al Kaki, de “Malviviendo”.

        Atentamente desde el barro:

        Javier.

    • Anónimo dice:

      si una tin wistle es mejor que la flauta de pico duela a quien le duela

      • Javier dice:

        No es mejor. Es diferente. O incluso peor.

        De hecho la flauta de pico o el flageolet dieciochesco (con uno y dos portavoces respectivamente) suponen mejoras del whistle, (entendiendo como tal a la flauta de bisel de seis agujeros).

        LO que quería decir es que no se pueden comparar la enseñanza obligatoria con la enseñanza de régimen especial. Son campos completamente diferentes hoy día.

        Pero ya se sabe, lo habitual de este país es ver junto a las obras a diez expertos criticando y asegurando que ellos pondrían mucho mejor los ladrillos que el único albañil que efectívamente lo está haciendo, como buenamente sabe y puede.

        Ahora bien, descender del gabinete y mancharse de cemento… ¡Por Dios! ¡Qué ordinariez!

  4. La mía tb y sigo disfrutando de ella como el primer dia. ..es funcional..barata y..suena..que mas se le puede pedir

    • nolberto dice:

      suena…..mal o bien?…porque el uso de una mala flauta puede deformar el sentido de afinacion y hacer pensar que cualquier sonido es bueno…

  5. Jerónimo Massanet Capilla dice:

    Eso depende de quien la toque.

  6. Isabel Susana Gamarra dice:

    Exacto

  7. A los alumnos de secundaria, que se gastan una media de 400 euros em material escolar no podemos pedirles que se gasten ademas 1400 euros en una flauta de calidad a no ser que lo considere apasionante e importante en su vida seguir enseñanzas musicales a traves de ese instrumento. Yo soy docente de secundaria y soy mas partidario de hacerles arreglis con los instrumentos que ellos ya tienen en casa.. saxofon clarinete gaita percusiones varias guitarras etc.. y si no lo tienen pues una flauta de plastico es la salida mas convencional. En mi caso les recomiendo y les consigo las flautas yamaha que cumplen sobradamente con el nivel en secundaria y les acerca a la musica y la interpretacion.

  8. Maria Garcia Barrio dice:

    Teniendo en cuenta que hoy en dia no puedes pedir practicamente nada en cuanto a material escolar, no nos podemos quejar…

  9. Damir Eduardo Cid Menaique dice:

    Tengo puras plásticas. A quien le sobre una de madera, entonces que me la regale.

  10. Silvia Alessandra Giummo dice:

    <3

  11. no creo q se refiera a las utilizadas por niños en las escuelas y parvularios, quiero suponer q se refiere a la improbable posibilidad de q algún reputado profesional las toque en sus conciertos, ja,ja,ja,ja

  12. he trabajado en colegios con niños muy muy pobres. Yo misma les compré una flauta a cada uno. Teniendo en cuenta que trabajaba por horas y que mis ingresos eran bastante escasos, aquella fue la única manera que encontré para acercarles a la practica musical. Muchos de ellos, pertenecientes a colectivos sociales marginales, se interesaron, a raíz de aquella experiencia, por los estudios musicales académicos, pero lo descartaron por falta de información y de recursos familiares y porque, no nos engañemos, la música es para élites. Al menos, ese curso, disfrutaron muchísimo del placer de hacer música. Obviamente, para estudiar flauta de pico es necesario un instrumento en condiciones. Eso es básico. Por lo demás, este artículo me parece lamentable.

    • Vicente Parrilla dice:

      Isabel, es cierto que incluso las flautas de 1 €, con todas sus imperfecciones, pueden cumplir una función fantástica en contextos educativos que lamentablemente cuenten con escaso o nulo presupuesto económico. Lo que quizá no sepa mucha gente es que con una inversión ligeramente superior (de alrededor de 15 € por flauta) se pueden encontrar flautas de plástico soprano bien fabricadas y de mucha mayor calidad, aunque soy consciente de que, por desgracia, no todo el mundo se puede permitir esa diferencia de precio, y ¿a quién se le ocurriría criticarlos por ello? Lo que sí es criticable, desde un punto de vista puramente profesional, es la calidad de las mismas, y que se sigan usando por el desconocimiento de otros modelos no mucho más por quienes a veces las recomiendan. El artículo no pretendía criticar a todas las flautas de plástico en general, pero era algo que no estaba suficientemente claro y matizado en el texto, por lo que hemos publicado un nuevo artículo aclaratorio http://flautadepico.consev.es/modelos-de-flauta-dulce-de-plastico-recomendados/ y actualizado el texto del anterior.
      Creo que confusiones como éstas son un ejemplo de lo difícil que es escribir bien y con la idea de hacer divulgación, de modo que los profesionales podamos expresarnos de forma inteligible para el gran público, ya que cuando nosotros leemos este tipo de textos sobreentendemos una cantidad de información enorme que es justamente la misma que ignora el público general, de ahí tanto lío y malentendido.

  13. Olvidé decir que mi primera flauta era una YAMAHA Y sonaba de maravilla

  14. Vicente Parrilla dice:

    Tenéis razón en que las flautas de plástico no son, por definición, el demonio, como casi sugiere el titular escogido (basado en mis propias palabras pero puestas en un contexto diferente) por quien haya publicado el artículo en esta web, y en muchos casos cumplen una función fantástica no solo para principiantes, sino también para los flautistas profesionales. Existen flautas de plástico de muy buena calidad en el mercado (en algunos aspectos incluso mejores que muchos de los modelos intermedios de madera) de las marcas Yamaha y Zen-On que, en el caso de la flauta contralto, es la preferida por la mayoría de los flautistas profesionales casi siempre como instrumento auxiliar. En breve actualizaremos el artículo original y publicaremos uno nuevo con la información de los modelos de plástico que solemos recomendar en los conservatorios profesionales y superiores. Como guía rápida, evitar modelos ‘marca blanca’ y con digitación alemana. Cuando esté listo publico aquí el enlace y espero que la actualización aparezca también en esta web.

  15. Pau Vallejo dice:

    Em mi casa teniamos dos, una de plástico y otra de madera. Preferia la de madera, però, los primeros pasos me resultaron más fáciles con la de plástico. Al menos la mia estaba bien afinada.

    Serà un juguete, però muy útil para saber si vale la pena comprarle una mejor a un niño.

  16. Ezequiel García dice:

    No quiero meterme en camisa de once varas, pero ¿por qué no les enseñáis a construirse la flauta? No es dificil. Entre el profe de tecnología y el de música, es posible hacerlo. No seríais los primeros.

  17. Es cierto. La sociedad generalmente es muy inculta y suele asociar la flauta de pico a canciones populares e infantiles. La culpa no es del instrumento, es del repertorio al que ha sido condenado. Si en mis años de EGB, mi profesor de música, Don Cipriano, me hubiera seducido con obras clásicas fáciles de flauta de pico, en lugar de con canciones de la talla de “Cumpleaños Feliz” y de “Al pasar la barca”, hoy es posible que fuera un buen flautista de pico y no un flautista travesero mediocre tirando a malo.

  18. Y un niño …a que tiene acceso primero…a un stradivarius….jajaja. ……para mi es fundamental y suena..con lo cual me parece esrupendo suenw bien o no..que sonar….suena.

  19. Me ha encantado la lectura de este artículo. Muy bueno, sincero y real.

  20. Malw Dark dice:

    Así que no era mi culpa que sonara tan mal? xD

  21. Alicia Diaz dice:

    Mi profesora del colegio tenía una de madera, de verdad, y recuerdo el pensar “esa es la de mayores”. A mí siempre me ha parecido que las de plástico suenan a rayos, pero para aprender imagino que no está mal (aunque sí habría que decir que existen las pro y que esas con para “principiante”). Si no hubiera sido porque esta profesora tenía seguramente pensaría que solo existe el “engendro”.

  22. Recuerdo la primera vez que escuché “I’ve Seen All Good People” e intenté tocar la parte de flauta con mi artefacto. Por mucho cuidado que pusiera, no sonaba ni parecido. Aparte de que Colin Goldring tocara mucho mejor que yo (y que, si no me engañan mis orejitas, toca dos flautas), la calidad del instrumento creo que tenía su influencia. http://youtu.be/_RJYxDfsvdg a partir de 1:27

  23. creo distingui ahi una flauta soprano (la normal) y una tenor o alto… y suelen ser siempre de plastico

  24. Sí, yo también creo que lleva una soprano y una tenor por debajo. Otra canción aún más famosa con flautas de pico es “Starway to Heaven”, el instrumental del principio está tocado también con dos. En estudio, claro; en directo lo hacían con teclados.

  25. Aunque por otras razones (yo no soy flautista, me hubiera encantado serlo, pero ¿acá cómo?) considero que sí, la flauta barata de plástico es una verdadera plaga. Durante mas de 10 años enseñando, mis deseos de quemarlas todas se incrementa.

  26. Excelente artículo y cuanta verdad…

  27. sobretodo un engendro que hace odiar la música a los chicos… en qué momento caímos en esto? en qué momento la música pasa a ser un castigo?

  28. Jesús Vs dice:

    Se nota que la que escribe esto no tiene problemas económicos.
    Los que equiparan la flauta de plástico con las que dan por buenas, la mayoría tampoco saben tocar la de plástico. Si compañeros del conservatorio se extrañan que la flauta de pico es un instrumento con su respetable dificultad, será porque no están bien educados musicalmente.Parece una contradicción pero los hay muchos.
    Esa extrañeza sobre un aspecto como la flauta es general con la música. Sólo hay que ver los teledarios que consideran una noticia musical destacable.
    La flauta de plástico ha ayudado a much@s niñ@s a ser conscientes de la dificultad de tocar un instrumento, así como muchos valores asociados a la praxis.
    Por esa regla de 3, el material Orff habría que desterrarlo.
    Y los niñ@s no podrían tocar ningún instrumento.
    Lo que hay que hacer es educar más musicalmente. Si gente del conservatorio está tan mal educada, imaginaros el trabajo que falta.

    • Vicente Parrilla dice:

      La autora del artículo es mi alumna y no conozco su situación económica personal, pero no hay nada que me indique que nade en la abundancia. El cambio del que hablamos, a nivel económico, puede reducirse a cambiar un instrumento de supermercado de alrededor de 1 € por otro de unos 15 € comprado en una tienda de instrumentos musicales. Quizá no todo el mundo se lo pueda permitir, pero creo que tan poco hablamos de una cifra astronómica. Por lo demás concuerdo contigo.

  29. Ignacio Robles Gallardo dice:

    Cuando era pequeño con mi mejor amigo Juan Carlos imaginabamos que estas flautas eran torres de tortura medievales donde el lugar (bisel) era una ventana para escarmiento publico o usado para expulsar cadaveres de los condenados a una gran fosa de 20 pisos de altura. Creo que tenía más utilidad imaginativa que como para el verdadero propósito por el cual se fabricó.

    • Vicente Parrilla dice:

      Yo no soy tan pesimista al respecto, creo que se pueden hacer muchas cosas con ella y puede ser muy útil, lo único es que deberían usarse modelos mejores que los que se suelen usar. Llevo años alrededor de la flauta, pero ¡nunca se me habían ocurrido historias así! ¡Impresionante la imaginación de un niño! ;)

  30. Disiento absolutamente con el artìculo. En primer lugar porque está escrito desde el resentimiento, y luego porque con flautas de plástico se puede llegar a buenísimos resultados (mejores que con muchas flautas de madera de mala calidad, que también las hay).

    Si la flauta dulce es mal vista, es casi exclusivamente POR CULPA DE LOS FLAUTISTAS (aclaro que soy flautista)

    (aclaro también que no leí los comentarios anteriores)

  31. Si alguien cercano o lejano quiere realmente saber a lo que me dedico (la flauta de pico), leer este artículo y espero que os haga entender cosas que nunca pensasteis de este maravilloso instrumento. Gracias Alba por mostrar a todos nuestros amigos lo que realmente es tocar la flauta de pico! se te echa de menos (L)

  32. Fuera este engendro de las escuelas YA

  33. Flor Gamboa dice:

    engendro maligno de la secundarias técnicas ajaajaja

  34. Ed Fil dice:

    acaso no se hacen en plastico otros instrumentos estudiantiles y o escolares, para el acercamiento a la musica, luego si se avanza en el estudio y o se es profesional cada musico invertira en su instrumento a mayor calidad, mas avanzado su estudio o profecion.

  35. Vicente Parrilla dice:

    Bueno, pues aquí está el artículo sobre las flautas de plástico que completa la información publicada en el anterior: http://flautadepico.consev.es/modelos-de-flauta-dulce-de-plastico-recomendados/ Espero que los responsables de musicaantigua.com actualicen el artículo en su web citándolo y enlazándolo. Gracias.

  36. Vicente Parrilla dice:

    Bueno, pues aquí está el artículo sobre las flautas de plástico que completa la información publicada en el anterior: http://flautadepico.consev.es/modelos-de-flauta-dulce-de-plastico-recomendados/ Espero que los responsables de musicaantigua.com actualicen el artículo en su web citándolo y enlazándolo. Gracias.

  37. Me parece un estupendo artículo en lo que se refiere a la diferenciación entre la flauta escolar y la flauta de pico profesional. Discrepo, eso sí, en cuanto al “engendro diabólico”, como educador musical que soy en la enseñanza primaria, y a la vez aficionado a la flauta de pico en un grupo de música renacentista, creo que son contextos distintos, y la flauta escolar es un material pedagógico útil y digno. Además, como bien dicen más abajo, no podemos pedirles un gran desembolso. Sería ideal que trajeran Yamaha, pero tenemos que conformarnos con Hohner en la mayoría de los casos( y dentro de lo “malo”, no es la peor marca).

  38. Me parece un estupendo artículo en lo que se refiere a la diferenciación entre la flauta escolar y la flauta de pico profesional. Discrepo, eso sí, en cuanto al “engendro diabólico”, como educador musical que soy en la enseñanza primaria, y a la vez aficionado a la flauta de pico en un grupo de música renacentista, creo que son contextos distintos, y la flauta escolar es un material pedagógico útil y digno. Además, como bien dicen más abajo, no podemos pedirles un gran desembolso. Sería ideal que trajeran Yamaha, pero tenemos que conformarnos con Hohner en la mayoría de los casos( y dentro de lo “malo”, no es la peor marca).

    • Vicente Parrilla dice:

      Ricardo, desde el punto de vista de un flautista conocedor del instrumento y con formación profesional, te aseguro que la mayoría de las flautas de plástico (no todas) que se fabrican hoy son un engendro. Hemos publicado un nuevo artículo donde recomendamos algunos modelos, y el “gran desembolso” al que te refieres asciende a 15 € que quizá no todo el mundo se pueda permitir, pero creo que tan poco hablamos de una cifra astronómica.

      • Fer dice:

        Ojo, define ´plástico’.
        Hoy día se hacen flautas traveseras sistema ‘simple’ – las que se usan en música irlandesa – en Delrin, un polímero estable y muy denso. Muchísimo más baratas que el granadillo, – rondan los 300 – 350 € – y sin los cuidados que la madera necesita.
        Miles de flautistas por todo el mundo las usan como flautas ‘de batalla’.

  39. Siempre he pensado que las flautas de plástico son un insulto. Toco flauta desde los 5 años y el sonido de la madera es realmente y totalmente diferente

  40. Siempre me molestó que se desprestigie a este instrumento, un claro reflejo de ignorancia pero además, pensemos lo que hay detrás de todas estas producciones en masa, de instrumentos que no sirven, qué educación musical es la que estamos brindando, realmente habrán chicos interesados en ser músicos en estas condiciones?

  41. “engendro maligno, producto residual de la Revolución Industrial y el capitalismo, fabricado en plástico con pésimos resultados sonoros y musicales, y concebido para su producción en masa y el enriquecimiento multimillonario de un empresario probablemente sordo y amoral”

  42. El artículo es un poco paja mental. Como la gente no reconoce lo chachi guay que es tocar la flauta de pico, pues se ceba con los niños.

    Para mi fue la primera interacción con un instrumento de pequeño, y tuve un buen profesor de música que hizo que fuese bastante entretenido aprender a tocarla. No veo otro instrumento fácil de hacer en masa y barato para introducir a los pequeños en la música.

    Pero al autor del artículo, solamente decirle que si quería ***** como un loco, que hubiese aprendido a tocar la guitarra.

    • Vicente Parrilla dice:

      Diego, el artículo está escrito desde el punto de vista y la experiencia de primera mano de una estudiante profesional de la flauta, de ahí el detalle que tú llamas paja, y no se mete con los niños, sino con los instrumentos industriales que les suelen hacer tocar a los pobres. Me abstengo de comentar sobre tu alusión a las actividades extramusicales que parece aportar la práctica guitarrística.

  43. Me parece que el artículo dice obviedades, partiendo del resentimiento. En lugar de escribir eso, el autor podría ponerse a tocar conciertos tan buenísimos que fueran capaces de cambiar la impresión de la gente.

    • Vicente Parrilla dice:

      Ramiro, las obviedades son tal para nosotros los flautistas, pero el artículo tiene un fin de divulgación entre el público no especialista, para que el probablemente no resulten tan obvias ciertas cosas. Por otro lado, soy incapaz de detectar el resentimiento al que haces alusión, si me das algún ejemplo lo editaremos para evitar ese tono. Lo que sí abunda es el tono reivindicativo, puesto que se está poniendo el dedo en la llaga y luchando por cambiar el estado actual de las cosas, lo que creo que debería ser nuestro deber (además de tocar los conciertos buenísimos que mencionas) más que adormilar al personal. Que le pregunten al difunto Brüggen.

  44. Oscar Duarte dice:

    EL Articulo tiene muchas verdades tecnicas de fabricacion: tengo todos los registros de Flautas Alemanas de Madera Moek: pero su valor economico es muy elevadisimo, su calidad sonora tambien: El Poder Adquisitivo de Argentina, influye muchisimo y condiciona totalmente en esta situacion

  45. Sonia Delgado dice:

    Pues yo suscribo… pero es lo que hay.

  46. Luisa Pérez Nzgy dice:

    Nunca pude

  47. Cristina Maria Carvalho Nascimento dice:

    Socorro!!!! Judith Leite, Tania Barros, Lorena Lisboa, David Tourinho, Cezar Miguel

  48. Aleluya. Ya era hora de que alguien dijese algo en contra de este engendro de plástico. Si algo me daba a mi en la nariz y en el oído. Viva el arte y la artesanía.

  49. E preciso conhecer antes de julgar! Não são todas as flautas, mesmo de resina algumas tem ótimo resultado. Vale ressaltar,que gracas a resina o instrumento ficou acessível a todos. Não vamos ser tão radical, sabemos que o instrumento depende da formação do instrumentista, ou seja de quem o toca!!!!!!!!

  50. Ignacio Agustí. dice:

    Deberíamos retornar a las costumbres neolíticas y conservar flautas de hueso, esto es, de hueso de nuestros ancestros, y comunicarnos con ellos haciendo música juntos. Pero es que se va perdiendo el auténtico sentido de la religión y las tradiciones.

  51. Pero gracias a ella nos acercamos a la música… :-) E incluso había alumnos que sacaban de ella lo mejor… :-) No era mi caso…

  52. sandra dice:

    Buen día!, Leí que alguien por alli recomendó para uso escolar la Yamaha YRS-20B de colores como la alternativa mas económica, me gustaría que alguien me indicara si la YAMAHA YRS-24B también serviría en este caso. que diferencia hay entre ambas? …disculpen mi ignorancia, pero no se nada de flautas y lo que quiero es poder comprarles una flauta a mis hijos para su clase de música, ya que la profesora lo único que hace es fastidiarlos por llevar una flauta de “juguete”, pero no les indica ninguna alternativa económica y mejor que la que ya tienen.

    • Javier dice:

      Quizá cuando haga este comentario esté solucionado el problema. Si entiendo bien, la pregunta es si existe una diferencia sustancial entre las yamaha YRS-20B e YRS-24B independientemente de su apariencia. Quizá lo mejor sería consultar su duda con la profesora, de manera relajada, para aclarar posibles malentendidos.

  53. Radeon dice:

    yo tambien estoy interesado en la musica por eso les dejo la direccion de una pagina web que seguro les sera de gran ayuda

    http://elblogdeelysabet.blogspot.com

  54. Jose dice:

    La metí por un afinador y por eso no me da el do sino un do sostenido, despues del mi en adelanta si suena mejor…

  55. Jose dice:

    Pero si uno la ajusta a una canción x no a todas.. si sale algodón

  56. Francesc dice:

    Creo que lo fundamental y el articulo segun mi opinion va en ese sentido no es lo bien o mal que suene esa flauta de plastico que usan en los colegios. Para mi la educacion musical en el colegio es totalmente equivocada al final los niños terminan el ciclo escolar, y no saben tocar la flauta, no han aprendido solfeo y lo que es realmente importante, la educacion musical que han recibido no ha conseguido que sientan el mas minimo interes por la musica (el 98 por cien) ahora eso si tocan el himno de la alegria

  57. Fer dice:

    Desde luego, en este país se podría aprender, por ejemplo, de los irlandeses. El Tin Whistle es un instrumento mucho más sencillo que la flauta de pico, y allí lo tocan tanto estudiantes como profesionales.
    Por supuesto que te puedes gastar, como en cualquier instrumento, lo que quieras; pero entre 7 y 10 euros tienes un instrumento digno y bien afinado, aunque el sonido no tenga el cuerpo y volumen de los buenos.
    Y obviamente, a nadie se le ocurre decir que es un instrumento ‘para niños’…

  58. Naomi dice:

    No me gusta esta flauta tan pésima que toca

  59. Antonia vergara dice:

    Yo opino que bacan es tocar la flauta***:)

  60. Feli dice:

    Las flautas que mandan en los colegios desafinan casi todas, yo no digo que les manden gastarse 600 euros, pero tampoco siete, hay flautas por 20 o 30 euros que para los escolares están bastante bien y no es un desembolso excesivo, contra peor es el instrumento más cuesta sacarle el sonido y afinarlo, eso, sumado al repertorio que les enseñan hace que la gran mayoría acabe odiando la flauta y a veces hasta la música en general, cuando yo daba clases de flauta no seguía el método, les hacía las partituras que ellos me pedían y que yo veía que podían llegar a ejecutar, aunque era más difícil de aprender lo hacían porque les gustaba la canción, y avanzaban más en lenguaje musical, si querían ejecutar la canción tenían que aprender a leerla en pentagrama.

Escribir un comentario sobre Isabel Troya