“La emoción del oyente, es universal”

“La emoción del oyente, es universal”

  • Comentar
  • Imprimir
  • Compartir

La Capilla Renacentista “Michael Navarrus”, bajo la dirección del director artístico David Guindano Igarreta, abrirán la Temporada Encantando 2016/2017 en la localidad de Tudela con el programa “J.S.BACH: MOTETES” un programa más que propicio para las fechas en las que nos encontramos que se adentra en la música de uno de los grandes genios de la música occidental, Johann Sebastian Bach.

Sirvan unas palabras del propio David Guindano para acercarnos a lo que será el concierto:

Johann Sebastian Bach fue un gran recopilador de las tendencias compositivas de su época y, especialmente, de su pasado inmediato, asimilándolas dentro de la creación musical luterana.

No hemos de olvidar que muchos de los más grandes logros en este ámbito se debían a alguno de los miembros de su numerosísima y talentosa familia.

Bach no fue un revolucionario como sí lo fueron otros genios como Dufay, Josquin o Monteverdi; sin embargo, él consiguió llevar toda la creación musical de su época a cimas que pocos de sus contemporáneos, quizá más modernos, lograron en casi ningún caso, siquiera atisbar.

El motete es una forma musical medieval que evoluciona desde el siglo XIII a nuestros días adaptándose a los tiempos, manteniendo, sin embargo, su característica estructural principal: la estructura del texto determina la presentación de las distintas ideas musicales.

La forma motete se asocia relativamente pronto con textos religiosos y encuentra, poco a poco, una ubicación paralitúrgica en distintos momentos de la celebración católica.

Este lugar conquistado será adaptado y explotado muy pronto por las distintas iglesias reformistas nacidas en el siglo XVI y especialmente por la luterana.

Será una tendencia destacable, dentro de las liturgias reformadas, la adaptación de los textos piadosos a las distintas lenguas vernáculas, algo que en este corpus, los motetes luteranos de Johann Sebastian Bach, resulta determinante para entender la génesis y el nicho que estaba destinado a ocupar.

Al contrario que casi todo el resto de obras de Bach, que permanecieron básicamente ignotas entre la muerte de su autor y la
recuperación clásico-romántica del barón Von Schwieten y de Mendelssohn, los motetes nunca dejaron de interpretarse, al menos en Leipzig, debido a su popularidad y a la función que éstos adquirieron como ejercicios virtuosísticos para los estudiantes.

Es por esto por lo que el propio Mozart pudo escuchar obnubilado uno de ellos, BWV 225, Singet dem Herrn, en su visita a la Iglesia de Santo Tomás de Leipzig, y expresar con admiración, antes de pedir con ansiedad consultar las partituras:

¡Por fin alguien de quien puedo aprender!

Realmente el conjunto de los motetes de Bach conservados, aun no obedeciendo a ningún plan compositivo previamente establecido, representa de manera coherente y homogénea uno de los cuatro o cinco mayores logros de la composición coral de la música occidental, logrando una enorme unidad estilística más allá de su evidente variedad.

Algunas características les son comunes, como la enorme dificultad interpretativa, la complejidad compositiva y su inefable perfección.

Así, podemos decir que es en los motetes donde el gran genio alemán logra la perfección absoluta y el máximo desarrollo del instrumento coral como intérprete musical.

Resulta complejo decidir cuántos motetes conservamos de Bach.

Tradicionalmente se han admitido sin dudas, como suyos los siguientes: Singet dem Herrn; Komm, Jesu, komm; Fürchte dich nicht; Jesu meine Freude y Der Geist hilft.

Hubo muchas dudas por distintas causas para aceptar como suyo Lobet den Herrn, aunque ahora la autoría de, quizás, el más grande genio de la composición occidental, parece incontestable.

En estos seis centraremos nuestro concierto, aprovechando el enorme interés que, como toda la gran música, despierta entre los buenos intérpretes y los oyentes sensibles.

Esperamos lograr el reto de transmitirles con dignidad semejante muestra de sabiduría y belleza legada por uno de los más grandes y sólo al alcance de pocos intérpretes.

La emoción del oyente, eso sí, es universal.

LA CITA

“ J.S. BACH: MOTETES” – Temporada Encantando 2016/2017
Viernes 11 de marzo
21:00 horas – Iglesia de Santa María Magdalena de Tudela (Navarra)
Capilla Renacentista “Michael Navarrus” de la CCN/NGA
Daniel Oyarzabal, Órgano positivo.
David Guindano, Dirección.
Entrada libre hasta completar aforo.

El concierto se repetirá dentro del Festival de Música Sacra que organiza el Ayuntamiento de Pamplona el próximo martes 15 de marzo a las 20:30 h en la Parroquia de San Nicolás de la capital navarra.

“ J.S. BACH: MOTETES” – Festival de Música Sacra de Pamplona
Martes 15 de marzo

20:30 horas – Parroquia de San Nicolás
Capilla Renacentista “Michael Navarrus” de la CCN/NGA
Daniel Oyarzabal, Órgano positivo.
Josetxu Obregón, Cello
David Guindano, Dirección.

Entrada libre hasta completar aforo previa retirada de invitación desde 1 hora antes del comienzo del concierto en la propia Parroquia.

No hay comentarios sobre ““La emoción del oyente, es universal””

Añadir un comentario.

Escribir un comentario



  • Compositores

    Juan del Encina

    Juan del Encina Quizás si algún día buscando entre legajos encontramos alguna frase referida a Zerbantes, sonreiremos y seguiremos...

    noviembre 27th, 2018 | Leer más