JORDI SAVALL. Der makām-ı ‘Uzzâl uşūleş Devr-i kebīr

JORDI SAVALL. Der makām-ı ‘Uzzâl uşūleş Devr-i kebīr

  • Comentar
  • Imprimir
  • Compartir

“En la encrucijada de dos continentes, el europeo y el asiático, ESTAMBUL para los otomanos, CONSTANTINOPLA para los bizantinos, es ya en la época de Dimitrie Cantemir (1673-1723) un verdadero hito de la historia; a pesar del recuerdo y la presencia muy evidente de la antigua Bizancio, se había convertido en el auténtico corazón del mundo religioso y cultural musulmán.

Extraordinaria mezcla de pueblos y religiones, no deja de atraer a viajeros y artistas europeos; Cantemir pasó en la ciudad una veintena de años, de 1688 a 1691, y luego de 1693 a 1710, primero como rehén de la fidelidad de su padre al sultán y luego como representante diplomático de su hermano, que gobernaba Moldavia.

Se convirtió en un famoso intérprete de tanbur, una especie de laúd de mástil largo, y fue también un compositor muy apreciado por su obra “Kitâbu ‘Ilmi’l-Mûsiki” (El libro de la Ciencia de la Música), que dedicó al sultán Ahmed III (1703-1730) [...].

En Europa occidental, la imagen cultural otomana nos ha llegado muy deformada por la larga lucha de ese Imperio por avanzar hacia Occidente, lo cual nos ha hecho olvidar la riqueza cultural y, sobre todo, el ambiente de tolerancia y diversidad que existía en el Imperio en esa época.

Nos lo señala Stefan Lemny en su interesante ensayo “Les Cantemir” al recordar «que, en realidad, Mehmed II perdonó la vida de los habitantes cristianos tras la toma de Constantinopla; y, no sólo eso, ya que algunos años más tarde, alentó el regreso de las antiguas familias aristocráticas griegas en el barrio llamado Fanar o Fener, vestigio de la época bizantina».

Se puede adquirir el CD en AliaVox directamente en este enlace.

Más tarde, bajo el reino de Solimán —época dorada del Imperio—, los contactos con Europa se intensificaron, al tiempo que se desarrollaron las relaciones diplomáticas y comerciales [...].

“El Libro de la Ciencia de la Música” de Dimitrie Cantemir, que nos ha servido de base como fuente histórica para nuestra grabación, es un documento excepcional en muchos aspectos; ante todo, como fuente fundamental de conocimiento de la teoría, el estilo y las formas musicales del siglo XVII, pero también como uno de los testimonios más interesantes sobre la vida musical de uno de los países orientales más importantes.

Esa antología de 355 composiciones (de las cuales 9 pertenecen al propio Cantemir), escritas en un sistema de notación musical inventado por su autor, representa la más importante colección de música instrumental otomana de los siglos XVI y XVII que ha llegado hasta nuestros días [...].

Seguramente, todas esas composiciones son hoy interpretadas de modos muy diferentes a las que corresponden a la época de Cantemir, así que para conocer otras posibilidades de interpretación hubo que recurrir a relatos diversos, realizados a menudo por viajeros europeos, que nos hablan de los particularismos de la música otomana en esas épocas antiguas y nos aportan una serie de consideraciones interesantes sobre la ejecución, la práctica, los instrumentos, las orquestas de corte o militares y las ceremonias de las cofradías místicas [...].

Hacia 1700 el propio Cantemir nos explica: «Quizá se encuentre extraño en Europa lo que cuento aquí —reconoce en su “Historia del aumento y declive del Imperio Otomano”— sobre el gusto por la música en una nación con reputación de bárbara entre los cristianos».

Cantemir admite que la barbarie pudo reinar en la época de la cruzada del Imperio; pero, con el final de las grandes conquistas militares, las artes «frutos comunes de la paz, han acabado por encontrar su lugar en esos espíritus».

Y concluye con estas líneas, que debieron de interpelar a sus lectores europeos: «Me atrevo incluso a avanzar que la música de los turcos es mucho más perfecta que la de Europa en lo que respecta al compás y la proporción de las palabras, pero también que es tan difícil de comprender que apenas encontraremos tres o cuatro personas que conozcan a fondo los principios y delicadezas de ese arte» (Historia, II, p. 178)…”.— (JORDI SAVALL)

Dimitrie Cantemir (1673 – 1723), fugaz príncipe de Moldavia en dos ocasiones (1693 y 1710-1711), es una de las personalidades intelectuales más eminentes de Europa oriental.

Fue un prolífico hombre de letras: filósofo, historiador, compositor, musicólogo, lingüista, etnógrafo y geógrafo.

Imágenes: Miniaturas de Abdulcelil Levni, S. XVIII, (Turquía).

3 Comentarios sobre “JORDI SAVALL. Der makām-ı ‘Uzzâl uşūleş Devr-i kebīr”

  1. MGR dice:

    Magnífico, muy recomendable. No esperéis barroco al estilo de savall: dejaos sorprender.

  2. Escucho esta música a diario.

Escribir un comentario