Barroco francés de un atractivo irresistible

Barroco francés de un atractivo irresistible

  • Comentar
  • Imprimir
  • Compartir

Alcione era la esposa de Ceix – rey de Tesalia – que era uno de los hijos de Eósforo el dios de las primeras luces del día y personificado en el Lucero del alba.

Alcione hija de Eolo, el señor de los vientos.

Ambos eran muy felices y fueron padres de Hípaso e Hilas.

Ceix marchó a Claros (Jonia) para consultar un oráculo, pero naufragó durante la travesía, y se ahogó.

Sabiendo de la muerte de su esposo por Morfeo, Alcione se arrojó al mar.

Apiadándose de ellos, los dioses transformaron a la pareja en alciones.

Se cuenta que cuando estas aves hacían su nido en la playa, las olas amenazaban con destruirlos.

Eolo contenía sus vientos y hacía que las olas se calmasen los siete días anteriores al día más corto del año (y varios después) para que pudiesen poner sus huevos.

Estos días pasaron a llamarse “días de alción” y en ellos nunca se esperaban tormentas por lo que esta ave se convertía en símbolo de la tranquilidad.

Las cuatro suites que nos ocupan son un conjunto de piezas orquestales extraídas de la tragedia en un prólogo y cinco actos Alcione, estrenada en 1706, que Marin Marais compuso con libreto de Antoine Houdar de la Motte basado en la Metamorfosis de Ovidio, y son toda una muestra de la relevancia concedida por el famoso alumno de Sainte-Colombe a las intervenciones orquestales.

En ellas encontramos todo el sabor, la belleza melódica y la riqueza rítmica de la música de danza francesa y se aprecia que Marais, aun moviéndose en un estilo muy próximo a Lully, anuncia ya la mayor brillantez de Rameau.

El conjunto emplea, además de la habituales cuerdas, maderas -con flautas de pico además de las traveseras- y continuo, una percusión variada, como en los Airs I & II pour les Magiciens, o incluso una máquina de viento en La Tempéte.

Toda la música aquí contenida, desde la obertura de la primera suite hasta el irresistible 3eme Air pour les Matelots, pasando por la brillante Tempéte mencionada de la cuarta Suite o el melancólico ritournelle, resulta de un atractivo irresistible, y difícilmente defraudará a los amantes del barroco francés.

No puede extrañar que la obra conociera el éxito desde el primer momento y que se convirtiera en la más difundida entre las producidas por su autor para la escena.

1 Comentario sobre “Barroco francés de un atractivo irresistible”

  1. Nivariense dice:

    Aquí pueden consultar y descargar la partitura de Alcione:
    http://gallica.bnf.fr/ark:/12148/btv1b9078680t

Escribir un comentario



  • Compositores

    Juan del Encina

    Juan del Encina Quizás si algún día buscando entre legajos encontramos alguna frase referida a Zerbantes, sonreiremos y seguiremos...

    noviembre 27th, 2018 | Leer más